11 SEÑALES DE QUE USAS LA TALLA INCORRECTA DE BRASIER

La mayoría de las mujeres dicen ser 34B porque es la medida perfecta, ¿pero realmente es la que deben ponerse? Estas 10 señales te harán saber que usas la talla incorrecta:

  1. El broche está arriba de tu espalda.

El broche de tu brasier proporciona el 80% del soporte total (el otro 20% es el de los tirantes), así que es crucial que esté lo suficientemente apretado. Si te queda arriba de la espalda entonces no lo está.

 

  1. Los tirantes se marcan en tus hombros.

Si los tirantes te quedan muy apretados probablemente signifique que el broche está flojo, así que intentas compensarlo apretando más y más los tirantes para que no se te caiga el bra. Un broche más ajustado aliviará la presión en tus hombros.

 

  1. Tu bra está en el gancho más apretado.

Un buen bra te servirá perfectamente aunque esté abrochado en el gancho más flojo. Si el tuyo está en el más apretado y no te sientes cómoda, puede ser que tu broche esté demasiado flojo o ya se aguadó con el uso.

 

  1. El centro del bra no se acomoda a tu cuerpo.

El centro del bra debe ajustarse perfectamente a tu esternón. Si no es así, entonces no es el más adecuado para la forma de tu cuerpo y nunca te vas a sentir cómoda.

 

  1. No te caben dos dedos abajo del broche.

Si no puedes meter dos dedos cómodamente debajo del broche de la espalda, puede que esté demasiado apretado. El soporte firme es crucial, pero si no puedes ni respirar… ¡cambia de bra!

 

  1. ‘Flasheas’ a todos cuando levantas los brazos.

El brasier perfecto te quedará pegado al cuerpo aunque levantes los brazos. Si se te ven las boobs, el broche no está lo suficientemente apretado o las copas son demasiado pequeñas.

 

  1. Tus boobs se ven cuadradas.

Todas hemos tenido el temido síndrome de las boobs cuadradas. Eso significa que es hora de comprar una copa más grande. Si no sabes que talla eres, ve con un profesional para que te mida y no te sorprendas con la realidad.

 

  1. Tus boobies se ven ‘arrugadas’.

Si las copas de tu bra se arrugan o doblan hacia dentro, las copas son demasiado grandes para ti y es momento de comprar una talla más chica.

 

  1. Sientes que llevas puesto un brasier.

Si tienes un buen sostén, ni siquiera notarás que lo llevas puesto, pero si éste te distrae o te molesta en algún momento del día, es probable que necesites otro mejor.

 

  1. Has subido de peso últimamente y usas el mismo bra.

El cuerpo de las mujeres cambia de forma y tamaño a lo largo de la vida. Así que lo más probable es que el bra que compraste hace unos años, ya no sea tu mejor opción en estos momentos.

 

Fuente y fotografía: El propio