14 RAZONES PARA NO PERDER PESO ANTES DE LA BODA

Algunos de los inconvenientes de hacer dietas antes de casarte

Perder peso es, sin lugar a dudas, uno de los grandes propósitos que se hacen casi todas las novias antes de su boda, lo que las lleva a apuntarse al gimnasio, aumentar su rutina de ejercicio o ponerse a dieta en los meses previos. Sin embargo, tengas o no unos kilitos de más y estés o no satisfecha con tu figura, son muchas las razones por las que perder peso antes de la boda no es una buena idea. ¿Quieres saber cuáles son las más importantes?

 

1.- Organizar una boda ya supone suficiente estrés como para añadir más a la lista.

 

2.- Aumentarás tus niveles de tensión y eso te pondrá de mal humor.

 

3.- Es muy probable que incremente las discusiones con tu chico (precisamente por el mal humor que ya hemos citado).

 

4.-Cada prueba del vestido se convertirá en un reto para tu modista, con lo que es más probable que no quede perfectamente ajustado.

 

5.- En lugar de centrarte en lo divertido de los preparativos y en disfrutar de ellos, la comida se convertirá en el eje de todo el proceso.

 

6.- Perder peso no necesariamente hará que te veas mejor vestida de novia. De hecho puede que te veas rara con esos kilos que has perdido y que determinados elementos del vestido pierdan parte de su gracia.

 

7.- Preparar una boda supone mucho trabajo, por lo que necesitarás contar con toda la energía posible. Un régimen o un incremento del ejercicio harán que te sientas más cansada.

 

8.- Antes de la boda te esperan muchos acontecimientos sociales (visitas a tus amigos para entregar invitaciones, despedidas de soltera, comidas o cenas con vuestros familiares). No las disfrutarás igual si tienes que controlar lo que comes en todo momento.

 

9.- Hacer dieta puede modificar la periodicidad de tus reglas y hacer que coincidan con el día B. No es una tragedia, pero te hará sentir más incómoda.

 

10.- Puedes sufrir un efecto rebote que haga que la vuelta de tu luna de miel implique una lucha aún mayor contra la báscula.

 

11.- Hay muchas razones mejores para perder peso que el hecho de que vayas a casarte. Si el resto no están ahí. ¿Qué más dan los kilos de más?

 

12.- Tu chico te quiere tal y como eres. Querer perder peso antes de la boda y no conseguirlo puede acabar dañando tu autoestima sin que haya un verdadero motivo para ello.

13.- Cuando mires las fotos de tu boda, acabarás centrándote en tu pérdida de peso, en lugar de disfrutar de otros aspectos más importantes.

 

14.- Una boda debe ser la expresión del triunfo del amor, y ese amor debe empezar por uno mismo.

Ahora que conoces estas razones para no ponerte a dieta antes de tu boda, ¿aún crees que es una buena idea?

modelo con vestido de novia1

Fuente: Cosmopolitan

Fotografía: Michaela Nicole Photography