20 cosas que no sabías sobre los besos

Los besos, ya sean de amistad o de amor, forman parte de la vida de mucha gente. Pero, ¿qué es lo que realmente sabemos acerca de los besos? Como se verá en este artículo, ¡tienen muchos más beneficios para nuestra salud de lo que podríamos pensar!

Los labios, el camino hacia los besos

Los seres humanos tienen labios únicos. Ninguna otra especie no tiene labios “remangados” como nosotros. Además, en esta zona del cuerpo es donde se encuentra la mayor concentración de células nerviosas. De este modo, en el momento de dar un beso, pueden enviarle una gran cantidad de información a nuestro cerebro.

Besar hace bien

Besar a alguien, especialmente por primera vez, hace entrar en escena la dopamina, un neurotransmisor que juega un papel clave en el deseo y el placer. Además, los besos estimulan la misma área del cerebro que si consumiésemos cocaína, lo que explica por qué queremos siempre más besos.

Los hombres los prefieren con lengua

Según un estudio publicado en 2007 en la revista Evolutionary Psychology, los hombres prefieren besar con la lengua. De hecho, cuando dan un “beso francés”, le transfieren un poco de saliva a su pareja. Y esta saliva contiene testosterona. Esta hormona, a la larga, podría ayudar a aumentar la libido de una mujer.

¡Muchas bacterias!

Al besar a alguien con lengua durante unos 10 segundos, se produce una transferencia de alrededor de 80 millones de bacterias entre las dos bocas, según un estudio publicado en los Países Bajos en 2014, en el periódico Microbiome. Es cierto que la saliva, por si sola, contiene muchas bacterias. ¡Se podrían encontrar al menos 100 millones de bacterias en un mililitro de saliva!

¡Besarse es bueno para la salud!

¿Sabía que hace que el hecho de besar a su pareja puede ayudarle a desarrollar su sistema inmunológico? Mejor aún, un estudio de 2010 publicado en la revista Medical Hypotheses concluyó que los padres que se besaban regularmente durante el embarazo podrían proteger a su hijo todavía no nacido de una infección que podría causar ceguera en los niños.

Besarse previene la caries dental

Besar con frecuencia a su pareja no impedirá que tenga que ir al dentista para su revisión anual, pero este gesto sin duda le ayudará a tener una mejor higiene dental. De hecho, al besar a alguien, se produce más saliva, lo que ayuda a eliminar la placa que puede causar caries.

Besarse reduce el estrés

El estrés es uno de los flagelos de nuestra sociedad moderna. Afortunadamente, hay maneras sencillas de quitárselo de encima, ¡como besar! De hecho, según un estudio estadounidense de 2009, los besos en la boca pueden reducir el nivel de cortisol, la hormona del estrés.

Esta noche no, querido, ¡tengo dolor de cabeza!

La excusa del dolor de cabeza es tal vez la más utilizada por las mujeres para no hacer el amor, pero está lejos de ser la más convincente. Ya que besarse contribuye a dilatar los vasos sanguíneos, puede ayudar a reducir dolores tales como los de cabeza y los calambres menstruales. El acto de besar a alguien en el cuerpo también libera endorfinas, una hormona tan eficaz como la morfina para combatir el dolor.

Durante toda una vida

Tal vez nos pasamos gran parte de nuestra vida durmiendo, pero también nos pasamos otra parte besando. En efecto, según Psychology Today, una persona normal se pasa 20.160 minutos de su vida besando.

Casi todo el mundo se besa

Aunque un 90% de las personas se besan, los científicos creen que este no es un comportamiento innato. En otras palabras, no venimos al mundo sabiendo besar. Lo aprendemos.

Besarse para conocer la salud de la otra persona

Al besar a alguien, se puede saber mucho acerca de su salud. El olor, así como el sabor de la saliva y de su boca, puede revelar si una persona tiene problemas de salud. Afortunadamente, los médicos aún no les hacen la “prueba del beso” a sus pacientes para saber si están enfermos o no.

Besar hace trabajar los músculos

Muchos músculos se ponen en marcha al besar a alguien. No tenemos menos de 146, incluyendo 34 músculos faciales. Sin embargo, según un estudio británico, el implicado es principalmente el músculo orbicular de la boca. El gesto de besar puede incluso ayudar a tonificar los músculos faciales.

Orígenes muy lejanos

Aunque la primera mención a un beso se encuentra en un texto de la India, de 1500 a. C., los investigadores todavía no están completamente seguros de sus orígenes. Según una teoría, vendría de los días en que los seres humanos premasticaban su comida antes de dársela a sus hijos. La presión de dos pares de labios se convertiría, con el tiempo, en un gesto de amor.

Besarse quema calorías

Besar a alguien quema calorías. Dado que hay muchas maneras diferentes de besar, es difícil calcular el número exacto. Según algunas hipótesis, se queman por lo menos dos o tres calorías por minuto al besar. ¡Imagínese el número de calorías quemadas en una hora!

Besarse combate la hipertensión arterial

¿Tiene la sensación de que su pulso se acelera al besar a alguien con pasión, sobre todo si es la primera vez? No se trata tan solo de una impresión. Besarse aumenta el ritmo cardíaco, además de dilatar los vasos sanguíneos. Por lo tanto, besar es una buena forma de combatir la hipertensión arterial.

¡Gire la cabeza, por favor!

¿Siempre gira la cabeza hacia la derecha al besar? ¡No está solo! El psicólogo Onur Gntrkn, de Universidad Ruhr, en Bochum, Alemania, sostiene que 2/3 de las personas inclinan la cabeza hacia la derecha al dar un beso en la boca.

Besarse ayuda a reforzar la autoestima

Besarse con frecuencia realmente puede ayudar a reforzar la autoestima, lo que puede producir beneficios en todos los aspectos de la vida. Por ejemplo, en un estudio alemán, los investigadores descubrieron que los hombres que abrazaban a sus esposas antes de salir de casa para ir al trabajo tenían una mejor remuneración.

El beso más largo del mundo

¿Le parece que besar a su pareja durante 5 o 10 minutos es mucho tiempo? Pues eso no es nada en comparación con lo que hicieron Ekkachai y Laksana Tiranarat. Esta pareja tailandesa obtuvo, en 2013, el récord Guinness por el beso más largo del mundo, que duró 58 horas, 35 minutos y 58 segundos exactamente.

No solo los humanos

Los seres humanos no son la única especie que conoce los besos. Todos los grandes simios tienen el mismo comportamiento. Aunque la mayoría no usan la lengua, el chimpancé bonobo es una de las pocas especies que es adepta de los “besos franceses”. Por sorprendente que pueda parecer, algunos insectos tienen una práctica que también se aproxima a los besos.

Estudiar los besos

¿Conoce la filematología? Es, ni más ni menos, ¡la ciencia del besar! De hecho, cada vez más investigadores estudian los besos y sus diferentes efectos en el cuerpo humano. En particular, ¡gracias a su labor hemos podido escribir este artículo!

 

 

Espresso