5 cosas que buscan todos los hombres casados en una amante

Los hombres casados buscan una amante porque necesitan, según ellos, algo que condimente su vida y además, porque científicamente está comprobado que maduran muchos años después que las mujeres, por lo que es común que se sigan comportando como adolescentes, a pesar de estar comprometidos. ¡Qué descaro!

Para ellos tener una amante significa culminar sus experiencias de cuando tenían 15 o 20 años; es decir, que “enfrentan” una juventud tardía en la que necesitan saborear y satisfacer sus necesidades sexuales, pero que no pueden cumplir con su ahora esposa, mucho menos si ya tienen hijos, explica la psicóloga Sonia Arias en su sitio Psicológicamente Hablando. En tanto es clara en afirmar que ese “amor prohibido” nunca será formal porque en pocos años también la amante se volverá aburrida y él buscará a otra.

 

Entonces, ¿por qué los hombres casados insisten en tener una amante?

Más sexo: Es la principal de todas. A ellos les fascina que los dominen en la cama, que las mujeres tomen la iniciativa. Buscan a una chica entusiasta que no solamente les haga el favor, sino que se anime a probar cosas nuevas, que esté dispuesta a halagar sus faenas, que le permita tener las luces encendidas, que se le haga fácil el dirty talk y que se mueva en la cama.

Los hombres casados se buscan una amante —y muchas veces la prefieren casada— para desenfrenar sus instintos sexuales con alguien que no requiera mucho esfuerzo, pues sus esposas muchas veces se niegan a tener una “noche loca” y alegan estar cansadas por su trabajo y quehaceres en el hogar, no dejan de tener razón.

 

Son más divertidas: Claro, si muchas de ellas lo que buscan es pasarla bien. La mayoría de las mujeres de ahora son versátiles: preparan el desayuno, llevan a sus hijos a la guardería o escuela, van a la oficina, tienen reuniones, regresan a casa, preparan la cena, ayudan a sus niños con la tarea escolar… las tareas son interminables y entonces, ¿cómo no terminar agotada? Todo ello y la nula ayuda de sus parejas las lleva a la monotonía, de la que justo ellos quieren salir. Como el sexo masculino siempre relaciona sexo con emoción, lo más común para ellos es buscar una aventura antes de tratar de pasarla bien en casa. ¡Qué fácil!

Un experimento sexual: ¡Mucho ojo! No caigan en las redes de un hombre casado porque solo las verá como una chica dispuesta a decir “sí” a todas sus peticiones. Como ya conoce a la perfección a su mujer, el sexo se vuelve predecible, pero eso no quiere decir que menos placentero. Lo que busca es que su amante haga realidad todas sus fantasías sexuales, algo que todavía no ha podido lograr con su pareja.

 

 Les dan poder de “conquistar”: Hay algunos hombres a los que se les da eso de conquistar con enorme facilidad. Además, quienes se buscan una amante alegan que lo hacen porque sus parejas no los “comprenden” lo suficiente, lo que hace que nazca una necesidad de impresionar a una chica diferente, con lo que inician de nuevo esos meses en los que envían flores y dan sorpresas por las noches, sin necesidad de hablar de los problemas.

 

 Se sienten con derecho: Cuando un casado tiene la desfachatez de buscar a alguien más, es un hombre egoísta, a quien de repente se le olvidó que juró lealtad a su pareja y por eso prefiere satisfacer sus necesidades más básicas con otra. Otros, para sentirse poderosos de tener dos mujeres a la vez y otros tienen una amante porque sí.

 

Siempre la sociedad les ha enseñado que ser mujeriego es aceptable, pero si tienes a alguien con ese pensamiento a tu lado, JAMÁS creas que tú eres la culpable de su actitud. Muchas veces ellos piensan nada más en ellos mismos, y NUNCA piensan solo con la cabeza…

 

 

Fuente y fotografía: Siempre Mujer por Rocío Chacón Gómez