8 sencillos consejos para mejorar nuestro sistema inmunológico

La mala alimentación e hidratación y los cambios bruscos de temperatura, hacen que nuestro organismo sea más proclive a los resfriados y las infecciones también en verano. Por eso, en estas fechas ¡toca reforzar nuestras defensas con antioxidantes y vitaminas!

La nutricionista y colaboradora de ¡Hola! En Forma, Marta Lorenzo, nos da algunos consejos dietéticos para mejorar nuestra salud:

  • Llevar una dieta sana y equilibrada donde predominen las frutas y verduras; y realizar ejercicio de forma habitual.
  • No consumir carne en exceso, sobre todo evitar las carnes más grasas.
  • Que no falte el ajo en vuestros platos. Se considera un antimicrobiano natural que mejora el sistema cardiovascular, además del inmunitario, formando agentes antimicrobianos y antitumorales.
  • Introduce la seta shiitake en tu alimentación. Se descubrió que este tipo de seta contiene una sustancia llamada lentinana que tiene un poder altamente beneficioso para el sistema inmunitario. Concretamente, se considera un agente antitumoral que ayuda a prevenir y combatir el cáncer
  • Consume alimentos ricos en zinc; ya que este mineral es un potente antioxidante, que mejora el sistema inmune. De hecho, su déficit en el organismo está relacionado con una mayor predisposición a sufrir resfriados e infecciones de las vías respiratorias, además de provocar la caída del cabello y provocar lesiones en piel y ojos. Las principales fuentes de zinc son los lácteos, carnes y pescados; siendo estos últimos los más recomendados, sobre todo los pescados grasos.
  • El Omega 3 es, sin duda, el ácido graso esencial que no puede faltar en nuestra dieta para mejorar el sistema inmunitario, ya que reduce y elimina aquellas grasas que no son insaturadas. Se relaciona el exceso de grasas trans y grasas saturadas con el debilitamiento de nuestras defensas, teniendo mayor predisposición a la enfermedad aquellas personas que abusan de este tipo de nutriente.
  • Limite el consume de azúcar. Se sabe que su alto consumo es adictivo y reduce considerablemente las defensas.
  • Por último, el vino tinto, si lo consumimos moderadamente, es beneficioso a nivel cardiovascular y aumenta la resistencia a infecciones; ya que destruye microorganismos causantes de algunas enfermedades.
  • Frente a la genética no podemos luchar, pero si está en nuestras manos el poder cambiar ciertos hábitos como la alimentación, que nos ayudaran a mejorar nuestra calidad de vida y a sentirnos más saludables.

Fuente:HOLA!