Alicia en el país de las maravillas de Lewis Carrol

Una jovencita con una gran  imaginación llega a un país gracia a su inmensa curiosidad.

Alicia aburrida de estar sentada al lado de su hermana sin hacer nada, fija su vista en un conejo blanco que lleva puesto traje y ve un reloj de bolsillo repitiendo las palabras “Dios mío, Dios mío ¡Que tarde voy a llegar!” A la niña le pellizca una curiosidad grandísima y empieza a seguir al conejo blanco.

Su trayectoria por el país de las maravillas es peculiar, su camino y dicho lugar está lleno de criaturas magnificas y bastante chifladas. Es una divertida historia que manda con rapidez a volar tu imaginación.

Si ya los has leído me comprenderás, si no ¡¿Qué esperas?! Te doy mi palabra de que te gustara o bueno… a lo mejor no, todos tenemos distintos gustos, a lo mejor a alguien no le gusta, pero si quieres mi opinión este es un libro maravilloso, no debería faltar en tu biblioteca.

Alicia en el país de las maravillas me enseño que, siempre las personas nos imaginamos algo, lo queremos, lo deseamos, Alicia quería saber que era todo de aquel mundo, quería saber más de aquellas cosas que no eran usual en su vida cotidiana. La gente debería ser un poco como Alicia siempre con los ánimos de querer saber más y de expresar sus conocimientos, compartirlos con los demás, no quedarse estancado con lo que ya sabes, si no tratar de conocer otras cosas.

Una cosa siempre me ha quedado muy claro, es que el cuerpo con los años cambia, ese cuerpo que tienes no lo tendrás para toda la vida, en cambio tus conocimientos son lo contrario, aquellas enseñanzas seguirán igual, tus descubrimientos y tus recuerdos se quedan contigo y es lo que hace que la vida valga la pena.

Vive la vida como si no hubiera mañana.

A J Gil.

La Bombacha