Esponjas de cocina: Cómo eliminar las bacterias que allí se forman

Si no las usamos adecuadamente, pueden dejar de ser un aliado de la limpieza para convertirse en fuente contaminante de platos y utensilios de cocina.

Por sus condiciones de humedad y los restos de alimentos que quedan adheridos en su superficie, tanto las esponjitas como los trapos son un medio perfecto para el crecimiento de bacterias, hongos y otros patógenos difíciles de eliminar.

Usarlos así puede convertirlos en agentes de diseminación de microorganismos.

Para evitarlo, debemos mantenerlos siempre bien limpios y tener algunos cuidados:

El lavado sólo con agua y jabón no es eficaz. Lo mejor es desinfectar esponjas y trapos de cocina frecuentemente.

Calentar las esponjas en el microondas durante dos minutos a potencia máxima es el método más eficas para eliminar bacterias y mohos, según un estudio realizado por expertos del Servicio de Investigaciones Agrícolas estadounidense (ARS). La esponja no debe secarse y se debe enfriar antes de usarla.

Utilizar un sistema de rotación con dos esponjas. Tener una limpia, seca y lista para usar, mientras se lava la otra.

Retirar los restos de partículas de comida que puedan haber quedado adheridos en su superficie.

Mantener la esponja seca, cuando no se use.

Limpiar la grasa de las carnes con papel de cocina desechable en lugar de usar la esponja.

 

LIMPIAR V/S DESINFECTAR

Limpiar y desinfectar no significa lo mismo. Con la limpieza se eliminan los gérmenes de las superficies mientras que con la desinfección se los destruye por completo.

La fórmula más eficaz para detener la propagación de gérmenes es la limpieza y la desinfección de manera regular de aquellas superficies de la cocina a los cuáles no se les presta mucha atención, como son la puerta de la heladera o los grifos.

 

Como esterilizar esponjas de cocina

Enjuaga la esponja con agua fresca a fin de eliminar los restos de comida y suciedad. Luego, escurre el exceso de líquido de la esponja. Llena un bol apto para microondas con media taza de agua fresca y coloca la esponja en este recipiente. Luego, calienta el bol a máxima temperatura durante dos minutos. A continuación, deja que el recipiente se enfríe por completo y retira la esponja.

 

Fuente y fotografía:  Revista Salud alternativa