Un baño con agua caliente tiene grandes beneficios

Bañarse con agua caliente puede ser muy relajante, ya que estar en contacto con el agua nos conecta con la naturaleza y con nuestro interior. El agua posee propiedades curativas que han sido rastreadas desde la Antigua Grecia, siendo asociada con el rejuvenecimiento y con una sensación de bienestar.

En la revista Vix señalan que el agua caliente ayuda con el:

Insomnio

Si tienes problemas para conciliar el sueño, prueba con un relajante baño antes de acostarte. No una ducha apresurada, sino un baño en donde te des un tiempo para desconectarte de todo. Puedes añadir unas gotas de aceite de lavanda al agua.

 

Fatiga

Un baño caliente puede ayudar a mejorar la alerta mental y la energía física, aumentando el flujo sanguíneo. Para un efecto “energizante” adicional, puedes añadir aceite de limón, pomelo o geranio al agua de baño, con unas gotas de aceite de almendras.

 

Piel seca y picazón

Un baño caliente puede ayudar a hidratar la piel seca y escamosa. Un remedio casero es poner una taza de avena en el pie de una media vieja y luego atarlo alrededor del grifo de la bañera. El agua a través de la avena libera un mineral llamado sílice, que es conocido por sus propiedades para suavizar la piel.

 

Ansiedad y estrés

El aceite de mandarina y pomelo te pueden ayudar a mejorar tu ánimo. Combina 10 o más gotas de cualquiera de estos aceites con una taza pequeña de aceite de almendras o de girasol y haz remolinos en tu baño y verás la diferencia.

Desintoxicar

Expertos en belleza dicen que la celulitis es el resultado de una acumulación de toxinas en el cuerpo. Un baño de vapor puede ayudar al cuerpo a elminar estas toxinas. Antes de entrar en el baño, utiliza una esponja de masaje que te ayudará a aumentar la circulación sanguínea y a mejorar el sistema linfático. Pero no pongas el agua muy caliente, porque puede hacer que se forme más celulitis.

 

 82064151

Dolores musculares

Una cálida inmersión en el baño puede ayudar a relajar tus músculos. Añadir un puñado de sales de Epsom, que están llenas de magnesio, te ayudará a aliviar la inflamación.

 

Circulación lenta

El calor de un baño mejora el flujo de la sangre del cuerpo. Puedes añadir aceites de jengibre, enebro, pimienta negra y romero en el agua para darle a tu circulación un impulso adicional.

 

Resfriado y gripe

El vapor actúa como un descongestionante natural. Unas pocas gotas de eucalipto, árbol del té, pino o aceite de menta te ayudará a limpiar los senos nasales congestionados.

 

Cefaleas tensionales

Se cree que existe una relación entre la tensión de los músculos del cuello y las frecuentes cefaleas. Puedes empapar una toalla en agua caliente y ponerla alrededor de tu cuello cuando te das un baño.

 

Como ves, son muchos los beneficios de tomar un baño caliente. Podemos disfrutar de las propiedades curativas del agua y darnos un momento de relajación, tan necesario en estas alturas del año.

 

Fuente y fotografía: Vix