Bohemian Rhapsody: Una de las presentaciones más icónicas de la historia de la música recreada casi a la perfección en el cine

Fotografía: El Clarín

Una obra de arte donde todo fue pensado para la aparición de“su majestad” en el gran escenario.

Es 1985. La multitud se aglomera frente al imponente estadio de Wembley en Londres y se dispone a entrar a sus áreas para disfrutar de uno de los conciertos benéficos más legendarios de la historia. El concierto se realizaba con la finalidad de recaudar fondos para la comunidad africana del norte Etiopía, la cual se veía sometida a una gran crisis por sequía; los alimentos escaseaban, y la respuesta de la comunidad internacional fue la realización del gran concierto. La excitación de la multitud era increíble y apenas cabía un alma más en el enorme estadio de la ciudad británica.

Con la presencia de los príncipes de Gales, Carlos y Diana, se dio apertura al concierto con el Royal Salute de la guardia británica y, acto seguido, comenzó el espectáculo de los grupos participantes. Desde un David Gilmour que se fusionaba con Bryan Ferry, hasta el U2 que contó con un Bono que bajó del escenario a buscar a una mujer del público para que bailara con él en una de sus canciones y un Paul McCartney que cerró el evento cantando con David Bowie, Alison Moyet y Pete Townshend, luego de que The Who hubiera cerrado su presentación con el clásico “Won´t get fooled again”, el concierto contó con un montón de artistas para todos los gustos y con sorpresas que no dejaron defraudados a ninguno de los espectadores, los cuales donaron para la causa e hicieron que el concierto cumpliera su propósito, recaudando más de 100 millones de dólares. Un éxito indiscutible. Sin embargo, de entre todos los artistas y bandas que se presentaron en el evento, hubo una en específico que pasó a la historia con su participación en el multitudinario evento que se retransmitió al menos a 72 países vía satélite… Esta es, nada más y nada menos que Queen, la banda conformada por Freddie Mercury, Brian May, Roger Taylor y John Deacon.

La banda se encontraba saliendo de graves conflictos con la ONU al quedar en la lista negra cultural por un concierto realizado en su más reciente tour: “The Works Tour” en 1984. Se encontraban incursionando con públicos nuevos dando conciertos en sitios nunca antes visitados en sus tours, como África, Sudamérica, Asía y Oceanía debido a la baja de popularidad en Estados Unidos y en el Reino Unido. También, la banda se encontraba bajo situaciones de tensión por conflictos personales entre los integrantes, y los periódicos y revistas musicales corrían rumores de la separación del cuarteto. Por si todos estos conflictos no eran suficientes, Mercury se encontraba pasando por una fuerte infección en la garganta, por lo que su médico le había recomendado no aceptar dicho concierto. La situación de la banda era crítica, pero esto no evito que la motivación se apoderara de cada uno de sus integrantes y optaran por aceptar su participación en el Live AID del 13 de Julio de 1985.

Luego del tour ensayaron sus 17 minutos de presentación, acortaron sus piezas más icónicas y se prepararon con la mejor de las disposiciones para el concierto más icónico de la historia. Efectivamente, a pesar de las situaciones bajo las que se encontraban, nada les impidió realizar la presentación musical en vivo más impresionante, siendo votada (aún hoy en día) como una de las mejores actuaciones en vivo en la historia de la música. Queen pasó a la historia con 17 minutos de perfomance y, aún hoy en día, este concierto es capaz de causar emoción a quien le oiga y entienda el frenesí que produjo la legendaria banda liderada por Freddie Mercury en su momento de gloria sobre el escenario.

Aunque en Youtube se encuentran todos los fragmentos del concierto (grabados en vivo) y las presentaciones de la mayoría de los artistas que tocaron aquella tarde en Wembley, en la reciente película ganadora de cuatro Oscars, Bohemian Rhapsody, podemos observar la escena completa de la interpretación de Queen en el gran escenario del Live AID. En la escena final se nos muestran los 17 minutos de actuación de la banda sobre el escenario, recreados por los actores que se meten en la piel de sus integrantes y dándole vida y un color distinto a todo lo que pasó ese 13 de Julio.

Esta emocionante escena representa de forma continua el perfomance realizado por Queen en ese preciso momento, siendo 17 minutos repletos de música, algarabía y excitación sobre la tarima. Sin embargo, lo que hace impresionante a esta escena es la calidad y el detalle con la que fue realizada, siendo prácticamente casi idéntica al concierto original. Los movimientos de los actores, los sonidos de la multitud, lo que pasaba en el entorno… Absolutamente TODO fue cuidado con sumo detalle, y esto es lo que permitió que Bohemian Rhapsody arrasara con las premiaciones en el mundo del cine. Es una obra de arte donde todo fue pensado para realizarse de la forma más precisa, y, sin duda alguna, es aquello  que le permitió plasmar la esencia más pura de lo que ocurrió aquella tarde en el estadio de Wembley, frente a la infinita multitud que gritaba eufórica por la aparición de “su majestad” en el gran escenario.

Aquí pueden ver la escena completa con los cortes de la edición especial de blueray, lanzada el 12 de febrero del 2019 y su comparación con la presentación real el 13 de Julio de 1985.

Labombacha.com por Angel Fernández

 

Otros títulos del autor: 

 

Labombacha.com 

Recuerda que puedes seguirnos por nuestras redes sociales con los siguientes enlaces:

https://www.instagram.com/la_bombacha

https://www.facebook.com/LBombacha

https://twitter.com/lbombacha