Bolitas fritas de macarrones con queso

De pasta sobrante del día anterior se pueden hacer muchos platillos.  Con un poco que queso cheddar recién rallado, leche, harina, huevo y pan rallado es posible realizar unas deliciosas y crujientes bolistas súper suaves con un interior sorpresa de macarrones en queso fundido. Toda una delicia al paladar perfecta para los días en los que sobra la comida. 

 

Ingredientes

 

1  caja de macarrones

 

400gr de queso cheddar

 

1 1/4 taza de leche

 

1/2 taza de harina

 

1/4 taza de mantequilla

 

2 Huevos

 

3 tazas de pan rallado

 

Sal y pimienta al gusto

 

Aceite Vegetal

 

Preparación

 

En una olla con agua poner a hervir los macarrones hasta que estén tiernos, escurrir y reservar. Rallar el queso y reservar.

 

En una sartén grande, derretir la mantequilla a fuego medio. Agregar esta mezcla harina  y la leche. Mezclar hasta obtener una consistencia espesa. Integrar con un batidor el queso cheddar, por último agregarle los macarrones a la mezcla. Sazonar con sal y pimienta.

 

Esperar por lo menos una hora para comenzar a freír. Al pasar ese tiempo hacer unas pequeñas bolas. Pasar por una mezcla de huevo batido y luego por pan rallado. Freír en un sartén hasta que estén doradas por ambos lados. Escurrir en un papel absorbente.

 

Fuente y fotografía: Cocina y vino