Camilo Sesto se somete a un trasplante de piel para colocarle una prótesis en el pie

Fue operado del calcáneo el pasado mes de diciembre y desde entonces está postrado en la cama.

 

Camilo Sesto tiene muchas cosas para ser feliz, pero no lo es. Los últimos tres años han sido casi como una condena para el cantante alicantino. Lo ha pasado francamente mal. Sus problemas arrancaron con el asalto a su chalet de Torrelodones, en enero de 2013. Además de llevarse dinero y objetos de gran valor, le mantuvieron maniatado y amordazado durante unas horas. Camilo incluso llegó a temer por su vida. Después vino su peregrinaje por los juzgados de la Comunidad de Madrid. La mayoría de los asuntos judiciales pendientes se han ido decantando a su favor. La última sentencia ha sido la absolución en una demanda por la que se le reclamaban 502.370,47 euros. El demandante, Pedro Rodríguez-Almeyda, argumentaba que trabajó para él como su representante durante su última y larga gira de tres años por América para reclamar tan elevada suma de dinero.

 

Precisamente, esta tourné le ha acarreado sus últimos y más serios problemas de salud. Durante la gira, Camilo se rompió un pie, que llevó arrastrando de escenario en escenario y de aeropuerto en aeropuerto. Pese a ser operado, no sanó bien. Durante un tiempo y aunque el dolor le impedía moverse con naturalidad, al menos podía caminar, aunque ahora está inmovilizado. El pasado mes de diciembre fue intervenido por segunda vez en Murcia, pero el resultado no fue el que él esperaba. Desde entonces, se encuentra postrado en la cama.

 

Hace tres días se sometió a un trasplante de piel para evitar rechazos a la hora de colocar una prótesis temporal en el pie. Aunque Camilo Sesto es consciente de que su vida no está en juego, sí se muestra seriamente preocupado, según confirma a ABC una persona de su máxima confianza. «Está de baja desde que se operó en Murcia, al regresar de América. Todo este tiempo ha permanecido en la cama», explica.

 

En cuanto al motivo de dicho trasplante, detalla que se trata de «un problema con unas bacterias y había que intentar solucionarlo con un injerto que permita posteriormente colocarle una prótesis. Tiene el hueso calcáneo roto. Lógicamente, esperamos que el trasplante funcione, porque lleva seis meses en cama”.

 

Ahora, el mayor deseo del cantante alicantino es que todo se resuelva lo antes posible, para recuperar la movilidad y volver a los escenarios, donde se siente más feliz.

 

Fuente y fotografía: Abc