Características de las sociedades exitosas

Las sociedades exitosas son aquellas donde sus ciudadano, se respetan los unos a los otros, aparte una de Las primeras características que tienen las sociedades exitosas es la de ser profundamente ahorradoras y  sencillas para comer, viviendo siempre con menos de lo que ganan. Por el contrario, las sociedades pobres tienden a gastar lo que ganan, o, incluso, vivir a crédito. pero son varias las características de una sociedad prospera  así que entérate cuales son.  

En el artículo de hoy vamos a tratar las características que tienen las sociedades que han resultado ser exitosas y ricas. Y es que, al fin y al cabo, la pregunta de por qué algunas sociedades son prósperas y otras no, es una pregunta que conviene responder.

 

Como podrás comprobar, mucho de lo que hace rica y próspera a una sociedad, también puede aplicarse a las personas, de forma que, si sigues las características que indicaré en este artículo, tú también llegarás a ser exitoso.

 

Por supuesto, este no es un artículo sobre política. Simplemente, recojo algunas de las características que todas las sociedades prósperas tienen, en mayor o menor medida, y que no tienen las sociedades más pobres.

 

Cultura del ahorro

La primera de las características que tienen las sociedades exitosas es la de ser profundamente ahorradoras y frugales, viviendo siempre con menos de lo que ganan. Por el contrario, las sociedades pobres tienden a gastar lo que ganan, o, incluso, vivir a crédito.

 

Esto se aplica tanto a las personas de dicha sociedad, como a sus gobiernos. Los gobiernos de los países ricos tienden a tener estabilidad presupuestaria y no endeudarse más de la cuenta. Los países pobres tienen gobiernos que se endeudan.

 

Lo que permite tener una cultura del ahorro es que ese ahorro se capitalice, se invierta y haga crecer la riqueza del país, puesto que la riqueza depende de la cantidad de bienes y servicios que puede producir la sociedad.

 

En consecuencia, si ahorras e inviertes en una máquina que hace pan dos veces más rápido que la que tiene tu vecino, eres el doble de rico que tu vecino. Extrapolando esta idea a toda la sociedad, se puede comprender por qué algunas sociedades son más ricas.

 

La cultura del ahorro, por desgracia, depende de muchos factores, siendo los más importantes los ideológicos y los culturales. Toda sociedad puede adoptar esta perspectiva, pero en algunas es más fácil que enraíce por la cultura que tienen heredada.

 

Es el caso de los países nórdicos o de Suiza, por ejemplo, frente a los países del sur de Europa.

 

Capitalización

 

Como comentaba anteriormente, no solo son sociedades ahorradoras, sino que invierten ese dinero que ahorran, y lo capitalizan. Capitalizar el ahorro significa, esencialmente, hacerlo crecer.

 

Invertir en capital que puede generar bienes y servicios y que, a su vez, permite que el dinero que has invertido crezca. Por lo tanto, tu sociedad es cada vez más rica, gracias a la reinversión de esos beneficios y a vivir por debajo de tus posibilidades.

 

La forma más sencilla de capitalizar una sociedad es invirtiendo ese dinero en industrias, creándolas y vendiendo al exterior. Sin embargo, también se puede capitalizar el ahorro a través de las bolsas.

 

Los países más ricos lo hacen de las dos formas. El caso más paradigmático, probablemente, sea el de Noruega, que tiene un fondo soberano con muchísimo dinero derivado del petróleo que tiene.

 

En lugar de gastar ese dinero, lo que hacen es reinvertirlo en acciones y otro tipo de activos que dan una rentabilidad. De esta forma, en lugar de gastar un dinero que tiene fecha de caducidad, lo que hacen es obtener plusvalías que van haciendo que la sociedad sea más rica.

 

Como digo, no obstante, no es necesario invertir el dinero en la bolsa o en bonos (aunque, tarde o temprano, se tiende a hacerlo), sino que también puedes desarrollar grandes industrias.

 

Así, por ejemplo, Liechtenstein es un país muy pequeño (apenas 40.000 personas), pero que tiene una de las industrias farmacéuticas más importantes de todo el mundo. No es casualidad que su renta per cápita también sea una de las más altas de todo el mundo.

 

 

 

Buena educación

Las anteriores características son bastante frecuentes cuando se evalúan países por su riqueza. Sin embargo, en esos análisis, rara vez aparece un factor que yo considero imprescindible, y es la buena educación.

 

Más allá del sistema político que rija una sociedad, si hay algo que he podido comprobar a lo largo del tiempo, es que los países educados tienden a tener mejores niveles de vida que los países con mala educación.

 

Así, no es de extrañar que Suecia, con una enorme socialdemocracia, funcione bien, como lo hace Suiza, que también tiene una población muy educada, mientras que su sistema es mucho más liberal.

 

Lo importante, además de lo anterior (y de lo que señalaré después), es que haya una buena educación y que la gente se respete. Cuando las costumbres son dulces el comercio prospera y eso genera riqueza.

 

No es casualidad que en estos países apenas haya notarías, porque la gente tiene buena educación y, cuando se hace un pacto, ese pacto se cumple, sin que tenga que haberlo sancionado un notario.

 

Sin embargo, si vas a países que están saliendo de un periodo de pobreza y todavía están integrando esas buenas costumbres (como en los países balcánicos, por ejemplo), cada dos calles tienes una notaría.

 

No es casualidad.

 

Seguridad jurídica y cumplimiento de los contratos

 

Ligado a lo anterior conviene hablar de la seguridad jurídica y el cumplimiento de los contratos.

 

¿Por qué podría hacer falta un notario cuando la seguridad jurídica y el cumplimiento de los contratos ya está interiorizado por los habitantes del país? Es innecesaria. Por eso una buena forma de medir la calidad de una sociedad para hacer negocios, es contar cuántos notarios hay.

 

En cualquier caso, aquí lo relevante es señalar esos dos aspectos: El primero, tiene que haber seguridad jurídica. Y el segundo, tiene que haber cumplimiento de los contratos.

 

¿Qué quiere decir que haya seguridad jurídica? Que no hay cambios en la ley que tengan efectos indeseables para quien se plantea realizar negocios, vivir allí o cualquier otro de menester.

 

En resumidas cuentas, implica que el gobierno sea responsable y no aumente, de un año para otro, un 50% los impuestos, o vaya a expropiar empresas, o vaya a devaluar la divisa. Todo eso empobrece al país.

 

Por otro lado, el cumplimiento de los contratos. Es decir, que la ley persiga a aquellos que cometen fraude al incumplir un contrato.

 

Estos dos elementos pueden imponerse a través del Estado, lo cual es positivo, pero el mayor grado de prosperidad en una nación se alcanza cuando estas formas de ver las relaciones sociales se han interiorizado.

 

 

 

Ecosistema liberal

Por otro lado, es importante señalar que debe haber un ecosistema liberal. Y no hay que pensar en esta ocasión en “liberal” desde el punto de vista político o económico, sino desde el punto de vista de libertades y apertura de mente.

 

Hace algún tiempo leí una muy buena reflexión que hablaba de por qué Silicon Valley tenía tanto éxito y era tan innovador, y las razones que se daban me parecieron muy interesantes.

 

Sillicon Valley, a pesar de no ser un paraíso fiscal para las empresas (ni tecnológicas ni otras), ni ser un gran centro económico (más allá de las empresas tecnológicas que allí nacen y crecen), era un excelente lugar para la innovación porque había heredado cierto espíritu liberal del movimiento hippie.

 

Y tiene sentido: Puesto que se hereda esa forma de pensar de “no te metas con otros si no se meten contigo” y de “haz el amor y no la guerra”, cuando surge alguien con una idea innovadora, no se le juzga, y eso es imprescindible para que los emprendedores desarrollen sus negocios.

 

Es por ello que no es de extrañar que los países más ricos también tengan libertades civiles desarrolladas. En general, una cosa conduce a la otra (pese a que siempre haya una de las dos libertades primero).

 

Respeto a las personas

Otra de las características de las sociedades ricas es que… respetan a las personas. Sí. Tan sencillo como eso.

 

Resulta difícil pensar en una Venezuela rica si te pueden matar por un teléfono móvil. Ese sería el ejemplo totalmente opuesto, de no respetar absolutamente nada la vida humana.

 

Los países ricos son aquellos que respetan la vida y entienden que las personas tienen un valor en tanto que personas, y que merecen respeto y ser tratadas de buenas formas.

 

Cuando se tiene este entendimiento, resulta muy difícil robar a alguien, porque, en ese caso, estarías violando ese “respeto a la otra persona”.

 

Por lo tanto, si quieres que tu país sea rico, empieza por defender el respeto a cualquier persona que viva su vida tranquilamente, sin meterse con los demás, y condena firmemente al que no respeta la vida de terceros.

 

Facilidad para hacer negocios

Otra de las características de las sociedades exitosas y prósperas es que son muy abiertas con el comercio y dan muchas facilidades para abrir negocios. Por el contrario, las sociedades pobres tienden a tener una mala opinión de los empresarios y del comercio, y dificultan mucho el abrir un negocio.

 

Por suerte, esta es una característica que se ha podido estudiar muy bien a lo largo del tiempo. Cuando la Iglesia se mostró contraria al comercio en Europa, allá por los siglos VIII y IX, el comercio no prosperó y la población fue muy pobre.

 

Sin embargo, cuando se empezó a tolerar el comercio y la figura del mercader, a partir de los siglos X y XI, la riqueza empezó a aumentar, y el nivel de vida fue avanzando. Qué decir a partir de los momentos en los que estas características se convierten en la base las sociedades, y despega la revolución industrial.

 

La idea es sencilla: Si respetas el comercio, la riqueza florece.

 

 

Poca regulación

 

Por último, una característica importante de las sociedades prósperas es que tienen poca regulación, y les gusta que haya dinamismo, y que no se mantenga estática la sociedad.

 

Esto podemos verlo actualmente con Uber, por ejemplo. Las sociedades más ricas y prósperas permiten que Uber opere, mientras que las menos prósperas protegen sus lobbies, como los de los taxistas, impidiendo a Uber operar con normalidad.

 

¿Qué genera esto? Que no se avance y no se adopten las últimas innovaciones, lo cual repercute negativamente en el país. Esto conduce a tener un país más pobre y menos desarrollado.

 

Como puedes ver, hay características concretas que hacen que un país sea rico o pobre. Y, como has podido comprobar, muchas de estas características también se aplican a las personas, por lo que puedes sacar muy buenas enseñanzas de este artículo.

 

¿Y tú? ¿Qué opinas? ¿Crees que hay alguna otra razón para que una sociedad sea rica y otra sociedad sea pobre? ¿Crees que estas características son aplicables a las personas? ¡Cuéntamelo en los comentarios y te responderé tan pronto como sea posible!

 

 

Fuente:  Shopify