Si ayer te pasaste un poquito… Y tu piel y tus ojos te delatan. Tienes dos opciones: llamar al trabajo y decir que estás enferma o enfrentarte a tu problema y disimular la resaca con estos trucos de maquillaje. ¡Apunta!

  1. Rehidrata tus ojos

Beber alcohol deshidrata tu piel y hace que el contorno de tus ojos se vea hinchado. Sigamos uno de los consejos de Kate Moss: llena el lavabo con agua, hielo y pepino y sumerge el rostro. Otro tip: coloca dos bolsitas tibias de té verde bajo tus ojos: la cafeína hará efecto en unos dos minutos para combatir la inflamación y las ojeras.

 

  1. El corrector, tu mejor aliado

Un corrector normal no te sirve: necesitas artillería pesada. Utiliza una paleta con correctores de varios colores y sigue estos consejos:

– El tono verde para borrar las rojeces.

– El color amarillo es perfecto para acabar con las ojeras.

 

  1. No te pongas base

La mañana siguiente a una fiesta es el mejor momento para NO usar base de maquillaje. Tu piel, reseca, es sensible a las fórmulas pesadas de la base. ¿La solución? Una BB Cream (mucho más ligera). Si no tienes, también puedes mezclar un poco de crema hidratante con polvos color perla. Conseguirás el brillo que sólo se consigue tras una noche de descanso (y tu jefa nunca sabrá que no has dormido en toda la noche).

 

  1. Acaba con los ojos hundidos

Hidrata tu piel (recuerda que sigue muy seca después de la noche) y alíate con el blush. Aplícalo en las mejillas y difumínalo hacia los lados de tu nariz, mezclando suavemente mientras recorres la piel. Es simple, sutil y una manera segura de darle un buen acabado a tu piel, disimulando los ojos hundidos al darle más prominencia a tus mejillas.

 

  1. Elimina los ojos rojos

Un delineador color carne es tu mejor amigo. Aplícalo en la línea de las pestañas para eliminar las rojeces. Después, utiliza un iluminador líquido en  tres zonas claves: el lagrimal, los huesos de las cejas y el centro de los párpados. Darás luz a tu rostro.

Fuente: cosmopolitan