Cómo animarse después de un mal día

A veces se tiene días buenos y a veces, se tiene días que se quisieran volver a comenzar. No hay mentira más grande que alguien diciendo: “Yo siempre estoy bien”, nadie nunca ha estado ni estará totalmente bien, menos si es uno de esos días en el que varias cosas se ponen de acuerdo para volverte la vida gris por algunas horas.

Pero, indiferentemente de que día sea, hay algo en lo que estamos de acuerdo, ¿Qué hacer para animarse? ¿Qué hacer para no seguir sintiéndote triste? Lo cierto es que cada quien se conoce y cada quien sabe de qué manera y modo se siente mejor, pero si no lo sabes o si lo sabías y no es suficiente, aquí dejamos algunas sugerencias.

  1. Escuchar música bailable: El cuerpo puede engañar la mente tanto como la mente puede engañar al cuerpo. Bailar un poco, la música es una buena manera de drenar, si es música súper bailable se puede bailar como si no hubiese un mañana, sentirse como si se estuviese en una fiesta, la vida es una pista de baile.
  2. Hablar con alguien de confianza: Mantener las cosas ocultas jamás ha sido una buena idea, quedarse callado sin hablar acerca de lo que te hace sentir decaído tarde o temprano satura y explota. Eso es algo que debe de evitarse, lo mejor es sentarse a hablar con alguien que siempre esté dispuesto a escuchar.
  3. Comer chocolate: Las lágrimas se curan con chocolate. El chocolate estimula la serotonina, la cual es bien conocida como la hormona de la felicidad, así que comer chocolate es la mejor manera, biológicamente confirmada, para sentirse mejor.
  4. Bañarse con agua caliente: Un largo y caliente baño para relajar todos los músculos del cuerpo, es una excelente solución para el exceso de estrés.
  5. Compartir con una mascota: los animales son criaturas elevadas que con una sola caricia estarán agradecidos de por vida. Tener a una mascota en las piernas es una buena manera de distraer la mente. Además que no hay nada que alegre más el corazón que la cara de felicidad de un perrito o el ronroneo de un gatito.
  6. Caminar: Caminar sin un rumbo definido, caminar solo por caminar, por estirar las piernas, para distraer la mente de todas las cosas que la saturan. Este ejercicio ayuda a relajar la tensión del cuerpo, poco a poco, paso por paso se puede olvidar lo que atormentaba el corazón.
  7. Beber una bebida caliente: Un té es perfecto para aliviar las penas del corazón, calmar los nervios y apaciguar el estómago.

Pueden haber muchísimas maneras de animarse después de un día duro, la clave está en conocer cuales son las cosas que te logran sacar una sonrisa.

Labombacha.com/ Ariana Gil

Síguenos por nuestras redes sociales:

https://www.facebook.com/LBombacha

https://www.instagram.com/la_bombacha

https://twitter.com/lbombacha