Cómo mantener las frutas frescas

Cada fruta es diferente a la otra, pero para conservarlas a todas debemos partir de un principio común: el aire frío ayuda a retrasar el proceso de descomposición de las frutas. Lo siguiente es determinar si queremos retrasar ese proceso o más bien queremos que la fruta madure. Por esto la revista Cocina y Vino nos trae los siguientes consejos para mantener cada fruta fresca y sacarle la mayor cantidad de tiempo para su consumo.

 

Muchas frutas como las manzanas, el melón y los cambures aceleran el proceso de descomposición de algunos vegetales, por lo que deben guardarse en un compartimiento de la nevera aparte.

 

Para acelerar la maduración de los aguacates y mangos, estos deben guardarse dentro de bolsas de papel o periódico afuera de la nevera de dos a cuatro días. Una vez que estén maduros deben guardarse en la nevera.

 

Los limones guardados en la nevera en bolsas plásticas duran hasta cuatro veces más que guardados a temperatura ambiente.

 

Las fresas, frambuesas y moras se descomponen muy fácilmente por lo que deben guardarse sin lavar en contenedores y no en bolsas, de manera que el aire pueda circular y no generen humedad.

 

Los tomates frescos deben guardarse a temperatura ambiente, de lo contrario perderán gran parte de su sabor y jugos. Si están por dañarse entonces es mejor guardarlos en la nevera.

 

Las naranjas se mantienen frescas a temperatura ambiente por lo que pueden guardarse así hasta una semana.

 

Las peras deben guardarse a temperatura ambiente hasta que maduren. Una vez que hayan madurado deben guardarse en la nevera.

 

Fuente y fotografía: Cocina y Vino