Convertirte en vegetariano o vegano exitosamente

Muchas personas dicen que quisieran convertirse en vegetarianos o veganos, pero piensan que es muy difícil y no saben cómo empezar. Es cierto que cualquier cambio de hábitos requiere un esfuerzo, pero en realidad convertirse en vegetariano o vegano no es tan difícil, especialmente si sigues estos consejos que dan en vida verde.

 

  1. Considéralo como una aventura

 

¡Hazlo divertido! Toma la oportunidad para conocer nuevos restaurantes, probar recetas exóticas, participar en eventos distintos y hacer nuevos amigos.

 

Igual a cualquier otra aventura, encontrarás cosas buenas y malas también. Enfócate a lo bueno, repite lo que te gusta y busca la manera de expanderlo.

 

  1. Júntate con otros veganos y vegetarianos

 

Tus probabilidades de éxito con cualquier cambio en la vida se aumentan considerablemente si cuentas con el apoyo de otras personas.

 

Busca grupos en el internet y en tu ciudad. Aparte de darte ánimo y apoyo moral, los veganos y vegetarianos experimentados te pueden enseñar trucos para la cocina, sustituciones de ingredientes, recetas, los mejores lugares locales para comer y dónde encontrar ingredientes orgánicos.

 

  1. Hazlo conveniente

No siempre vas a tener tiempo y energía para preparar platillos complicados, así que es indispensable que también tengas un conjunto de comidas convenientes que puedes preparar rápidamente. Los sándwiches y tortas son excelentes opciones, así como los caldos y sopas. Puedes preparar los caldos de antemano y congelarlos para calentarlos cuando tengas hambre. El hummus con galletas saladas es buena botana y algo tan sencillo como un aguacate con sal te puede quitar el hambre de inmediato.

 

 

  1. Conoce tus ingredientes esenciales

 

Haz una lista de lo que comes normalmente. ¿Qué ingredientes utilizas? Procura sustituir tus ingredientes esenciales que son de origen animal con ingredientes veganos. Por ejemplo, un guisado de pollo se puede hacer con tofú; el atole de avena se puede usar en vez de leche.

 

Cuando compras mandado, compra tofú en lugar de pollo; compra avena en vez de leche (si quieres, puedes preparar el atole en cuanto llegues a tu casa y guardarlo en el refri). Con tu nueva lista de ingredientes esenciales veganos, puedes mantener tu refri bien surtido y a la hora de hacer la comida no te quedas sin saber qué preparar.

 

  1. ¡Nútrete bien!

Convertirte en vegano no significa simplemente eliminar los productos animales de tu dieta, sino cambiar a una dieta a base de plantas. La idea no es reducir tu lista de ingredientes, sino ampliarla. Para mantener una buena nutrición siguiendo una dieta vegana, los siguientes alimentos son indispensables:

Legumbres y frutos secos: Lo primero que se imagina la gente cuando piensa en una dieta vegana o vegetariana es la soya. Leche de soya, carne de soya, tofú, frijoles de soya… Pero hay todo un mundo de legumbres y frutos secos que se pueden preparar en una infinidad de combinaciones deliciosas. Además, los legumbres y frutos secos son repletos de nutrientes indispensables como el hierro, proteínas y ácido fólico. Como un bono extra, los frijoles salen muy baratos.

Coco y aguacate: Los cocos y los aguacates (así como los frutos secos) aportan grasas esenciales para el cuerpo y son excelentes para saciar el hambre. El coco se puede utilizar como sustituto para varios ingredientes no veganos.

Alimentos probióticos: Las comidas y bebidas fermentadas como la kombucha, tepache y chucrut aportan la vitamina B12, la cual es ausente en otros alimentos veganos. La vitamina B12 se encuentra en productos animales y en alimentos probióticos, ya que es producida por los microorganismos que causan la fermentación.

  1. Arma un plan para salir

A lo mejor te resulta fácil ser vegano en tu propia casa, ¿pero qué tal cuando sales? Puede ser difícil encontrar opciones veganas cuando vas de visita o cuando andas en la calle. Arma un plan para estas ocasiones para que no te quedes hambriento y enojado sin ninguna verdura a la vista. Puedes llevarte un lonche, cargar siempre una bolsita de coctel de frutos secos para las situaciones imprevistas, contribuir un platillo vegano a la fiesta o decidir ser más flexible en lo que comes cuando estás afuera.

 

  1. Hazlo poco a poco

¡No es obligatorio dejar de comer todo de golpe! Puedes empezar con un día a la semana, o todos los días menos los fines de semana, o elimina los productos animales poco a poco (esta semana la carne de res, la próxima semana el pollo, etc.). Cambiar tu dieta poco a poco te da tiempo para experimentar nuevas comidas y descubrir lo que te gusta sin tener que sufrir hambre o platillos desagradables mientras aprendes.

 

  1. No necesitas anunciarte

 

Si te nace compartir tu nueva dieta con tu familia y amigos, ¡hazlo! Pero dependiendo de tu situación y las personas que te rodean, puede ser cansado sentir que siempre tienes que explicar y defenderte. Al principio, enfócate en tu propio camino sin preocuparte por anunciar tus decisiones personales a los demás, especialmente con personas que no te apoyarán. Habrá mucho tiempo después para decirles, cuando te alagan porque tu piel se ve más saludable que antes.

 

  1. Recuerda tus motivos

 

Si tus motivos son relacionados a tu salud, observa con atención los cambios en tu cuerpo. O quizás quieres ser vegano porque amas a los animales. Cada vez que comes, felicítate por haber evitado el sufrimiento de un animal. Recordar tus motivos por elegir la dieta vegana o vegetariana te dará el impulso que necesitas para vencer los momentos de duda.

 

  1. No seas tan duro contigo mismo

 

¡La vida es muy corta como para tomarla tan en serio! Relájate, disfruta la comida y no te estreses si no todo sale perfecto. Cada amanecer es una nueva oportunidad.

 

Fuente y fotografía: About