¡Cuidado con los tacones !

Si hablamos de Onicocriptosis es muy posible que no sepas a que nos referimos, excepto aquellos familiarizados con los términos de medicina deportiva y/o podología. La palabra procede de unión de las voces griegas Ónyx (uña) y Kryptós (escondida) y se emplea para referirse a la dolencia conocida como uñero o uña encarnada. La uña encarnada resulta mucho más habitual de lo que parece y produce dolor y molestias intensas. Los tacones altos, que tanto solemos lucir estos días de fiesta y con los que tan guapas y esbeltas nos sentimos, son una de sus causas. Los directores médicos de Avanfi.com te explican por qué se produce esta dolencia y cuál es su solución.

Aunque hay ciertos factores congénitos que nos predisponen a sufrir esta dolencia, como la forma de nuestro dedo o nuestra uña; una causa muy común, como decíamos, que favorece que las mujeres sufran la uña encarnada es el uso continuado de tacón alto y zapato estrecho; ya que este tipo de zapato va a provocar una presión excesiva en los bordes laterales de la uña, llegando a desarrollar un uñero.

 

¿Qué solución tiene este problema?

 

A la hora de andar con tacones es muy importante mantener nuestros pies en plena forma. Una rutina de ejercicios para fortalecer los pies te ayudará a prevenir lesiones, a relajarlos, a evitar caídas… Además, resistirás más cierto tipo de zapatos y evitarás males tan comunes como la famosas fascitis plantar y otras lesiones relacionadas.

 

Por otro lado, el tratamiento de la Onicocriptosis dependerá de la fase en que se encuentre. Según los expertos, si existiera infección se deberá controlar con antibiótico y posteriormente proceder al tratamiento que se considere en cada caso. El tratamiento definitivo suele ser quirúrgico, existiendo diferentes técnicas según la morfología de la uña y sus tejidos circundantes. De forma general, se realiza lo que se denomina una matricectomia parcial, es decir, quitar una lámina lateral de la uña y lo que corresponde a su matriz o nacimiento para que no vuelva a salir, dejando la uña un poquito más estrecha para que no se vuelva a clavar, este estrechamiento es imperceptible para el paciente. Los resultados, tanto estéticos como funcionales, son muy satisfactorios en un 95% de los casos. Es un procedimiento sencillo y que se realiza con anestesia local en la misma consulta, sin necesidad de ingresar en el hospital. El tiempo de la cirugía es muy corto, aproximadamente 15 minutos. El paciente se va caminando y en 4 semanas el dedo está totalmente curado.

 

Fuente y fotografía: Hola en forma