DALE FORMA A TUS UÑAS

Siempre oímos hablar sobre las diferentes formas que puede tener el cuerpo de una mujer. Palabras como pera, rectangular, reloj de arena o manzana, son constantes a la hora de escoger cómo vestirnos o qué tendencias de la moda podemos adoptar y cuáles debemos evitar.

Sin embargo, muy pocas veces se habla sobre las formas que pueden tener nuestras uñas. Solemos quedarnos estancadas durante décadas en un mismo estilo, perdiéndonos la oportunidad de saber qué es lo que mejor le queda a nuestras manos. Es por esto, que en esta ocasión, les hablaré sobre las cinco opciones que tienen para su próximo manicure.

  1. Cuadradas: Es uno de los estilos más populares, fácil de lograr e ideal para la clásica francesa. Por tendencia, es la forma utilizada cuando se opta por uñas acrílicas o de gel; si prefieres usar tus uñas naturales lo más importante es tenerlas fuertes, ya que esta forma requiere de cierto largo y las esquinas suelen partirse fácilmente si no cuentan con el cuidado/mantenimiento adecuado.
  2. Ovaladas: Es la forma clásica para llevar las uñas, no solo porque ha perdurado a lo largo de las generaciones sino porque es de bajo mantenimiento. Si tus uñas son muy delgadas o se parten lateralmente con facilidad, ésta es tu forma ideal.
  3. Cuadrovaladas: Si eres una fanática de las uñas cuadradas pero sientes que las esquinas son incomodas o que se parten muy fácilmente, esta es la forma ideal para ti. Básicamente reúne los beneficios de dos estilos tradicionales: el bajo mantenimiento de las ovaladas y la versatilidad del diseño de las cuadradas.
  4. Redondas: Es la forma ideal para aquellas que desean llevar sus uñas naturales pero no logran que crezcan fácilmente, es de bajo mantenimiento y si quieres que luzcan más largas puedes usar cualquiera de los trucos visuales de “Alarga tus Uñas en 5 Pasos”.
  5. Almendra: Ha tenido un repunte de fama en la última temporada, muchas artistas -especialmente de la industria musical- han adoptado esta forma para darle un mayor impacto a su manicure. No obstante, si vas a elegir esta forma, debes considerar que requiere de un alto mantenimiento, por esta razón generalmente es necesario recurrir a las uñas acrílicas, de gel o postizas.

Lo más importante es escoger siempre la forma que mejor se adapte a tus gustos y necesidades, pero recuerda cuidar el largo, ya que el excederte en cualquiera de estas opciones hará que tus uñas pierdan elegancia y practicidad. Así que ya sabes, atrévete a cambiar de forma.

 

Fuente y fotografía: Estética y Salud