El Chimichurri es una salsa bastante condimentada y preparada en base a orégano deshidratado, perejil, ajo, vinagre, aceite, ají o chili picante, sal y pimienta.

 

Es uno de los mojos más conocidos y de los más populares dentro de la gastronomía de Argentina, así como también de sus países vecinos, Uruguay y Paraguay.

 

Existen varias historias acerca del origen de la palabra Chimichurri y casi todas coinciden en que los ingleses para pedir condimento para sus comidas decían “bring me curry” o “give me curry” y a través de los años estos vocablos se fueron transformando creando esta palabra tan peculiar.

 

Otra leyenda cuenta de que fue un irlandés llamado Jimmy McCurry el primero en preparar el chimichurri y que los gauchos, que no podían pronunciar bien el nombre de aquel hombre fueron degradando el nombre hasta convertirlo en esta versión tan curiosa y particular.

 

Esta salsa es la perfecta compañera para realzar el sabor de un sabroso y jugoso pedazo de carne de res asado a la parrilla, y como no, también sintoniza muy bien como aderezo de cualquier tipo de pescado o marisco, e igualmente con cualquier tipo de carne blanca, ya sea de ave o de cerdo.

 

Al igual que muchas salsas, el chimichurri también es preparado por muchos cocineros y cada quién le da su toque personal. Unos le añaden tomillo, otros cebolla o laurel, también hay quien el agrega mostaza o pimentones morrones, a otros les gusta más picante y a otros menos picante, en fin, siempre existirá la receta que más te guste y esa seguro que es la tuya.

 

Nosotros te damos nuestra versión del chimichurri que seguro que no se desvía mucho de la tradicional.

 

INGREDIENTES:

 

25 gr. orégano deshidratado

100 ml. de agua caliente

1 manojo grande de perejil fresco

3 dientes de ajo

50 ml. vinagre de vino blanco

100 ml. aceite de oliva Virgen Extra

Sal y pimienta negra recién molida a tu gusto

 

Además nosotros le agregamos nuestro toque personal:

 

2 tomates maduros

Una pizca de comino molido

1 cucharadita de azúcar

Chili en escamas o pimienta cayena a tu gusto

 

PREPARACIÓN:

Coloca el orégano deshidratado en un recipiente y le añades aprox. 100 ml. de agua caliente para rehidratarlo. Deja reposar un ratito.

 

Mientras tanto, corta muy finamente los dientes de ajo. Luego, lava, seca bien y corta muy finamente el perejil fresco.

 

Mezcla el orégano rehidratado con el ajo, el perejil, el vinagre, el aceite de oliva, el azúcar, la pizca de comino molido, la sal, la pimienta y el chili en escamas a tu gusto.

 

Guarda el chimichurri en un frasco con tapa bien hermética.

 

Deja que el chimichurri repose en la nevera por unas 3 a 4 horas para que todos los aromas y sabores se entremezclen. Sin embargo, esta salsa se pone mucho mejor si la dejas de un día para el otro.

 

Saca el chimichurri de la nevera unos 30 minutos antes de comerla y cuando ya lo vayas a servir, prueba la sazón y si es necesario, rectifica con sal y pimienta.

 

Ahora le añadimos nuestro toque personal:

Un ratito antes de servir, corta los tomates en cubos pequeños y se los añades a la salsa, revuelves y lista !!!

 

Te durará de 2 a 3 días en perfectas condiciones. Eso si, cuida de meter solo cubiertos bien limpios para que se mantenga como el primer día.

 

¡Una vez más te deseamos un buen provecho y hasta la próxima!!!

 

Cortesía y fotografía:  Amantes de la cocina