Dieta para una buena actitud

Lo que comes podría impactar en tu estado de ánimo positiva o negativamente.

Las elecciones que haces en el supermercado, en un restaurante, mientras manejas o pasas el tiempo con tu familia, repercuten en tu bienestar. ¿De qué alimentas tu cuerpo? ¿Con qué nutres tu espíritu?” Es lo que se cuestiona Cynthia Leppäniemi, comunicóloga y autora del libro ‘Tu felicidad depende de tu actitud’, en el cual nos habla, entre otras cosas, de cómo los alimentos influyen en nuestro estado de ánimo.

 

Además de tener un sueño reparador y hacer ejercicio regularmente para poder sentirnos con más energía y por tanto de mejor humor, Cynthia hace hincapié en que se sabe que el cerebro responde a los alimentos que ingerimos y que estos pueden disparar ciertos neurotransmisores y hormonas que repercuten en nuestras emociones. Un ejemplo de esto es la serotonina, conocida como la ‘hormona de la felicidad’, misma que se incrementa si consumimos productos como: frijoles, pavo, espárragos, semillas de girasol, piña, atún o nueces.

 

Por ello, Cynthia enlista algunos alimentos que serán nuestros aliados para lograr una actitud más positiva.

 

Grasas: las de los pescados, la linaza y el aceite de las nueces son altas en DHA, un ácido graso crucial para la salud del sistema nervioso.

 

Yogur: Tiene lisina, un aminoácido que reduce la ansiedad. Consumir yogur con nueces (altas en arginina, otro aminoácido poderoso), reduce las hormonas del estrés.

 

Tomates: Tienen mucho licopeno, un poderoso antioxidante que puede protegerte de la demencia.

 

Cafeína: Ayuda a la concentración y a darte energía. El té también es una excelente opción, pues además contiene tianina, que produce relajación y concentración cuando tenemos muchas tareas por hacer.

 

Chocolate: Entre más oscuro mejor, pues contiene azúcares que levantan tus niveles de serotonina y otros compuestos que estimulan el sistema nervioso central.

 

Vitamina C: Incrementa la agilidad mental. Una de las mejores fuentes son: la grosella, fresa, papaya, kiwi, pimiento rojo, brócoli, espinacas, guayaba y cítricos.

 

Por otro lado, hay hábitos y alimentos que se consideran enemigos de la buena actitud.

 

Reduce el azúcar. Alimentos muy dulces no son recomendables, pues causan subidones y bajones repentinos en los niveles de glucosa. La gente que toma 2.5 latas de refresco al día es 3 veces más propensa a sentirse ansiosa.

 

Bájale al alcohol: el vino tinto tiene muchos beneficios para la salud cardiovascular y el buen colesterol, pero más de lo recomendado (2 copas diarias en los hombres, una en las mujeres) puede deprimir el sistema nervioso y cambiar drásticamente tu ánimo.

 

No dejes de desayunar: La avena, los alimentos con mucha fibra (fresas) y panes integrales son una excelente opción y te ayudan a tener mayor agudeza mental.

 

Sin duda, hay una gran variedad de opciones naturales que nos brindarán un mejor estado de salud que también se verá reflejado en una actitud más positiva y de mayor energía.

 

Libro: Tu felicidad depende de tu actitud / Autor: Cynthia Leppäniemi

Por: vanidades.com