La gran y pequeña diferencia entre saber qué hacer y saber qué quieres hacer

Fotografía: Nueva Mujer

Muchas personas confunden el hecho de querer hacer cosas, con el hecho de saber qué hacer. Saber que hacer no tiene nada que ver con el querer, bueno, si están un poco conectadas, pero no de la manera en la que las personas acostumbran a conectarlas.

Para explicar mejor esta situación, se puede exponer un ejemplo claro: preguntarle una persona ¿Qué vas a hacer?, si la persona dice que no sabe, entonces pregúntale: ¿Qué quieres hacer?, ambas preguntas van de la mano pero distantes.

¿Por qué?

Pues, porque a veces lo que se quiere hacer no es necesariamente lo que se deba hacer. A veces lo que se tiene que hacer no es lo que se quiere hacer. Una persona puede querer irse de vacaciones, pero debe de trabajar y esperar a que le toquen sus vacaciones. Esa misma persona tiene bastante claro lo que quiere hacer  y a su vez también lo que debe de hacer.

Pero, ¿qué pasa cuando ambas se vuelven consecuencia de la otra? Hay veces en nuestras vidas que nos encontramos en una encrucijada, ¿qué hacer? ¿Qué quiero hacer? Hay veces que las personas necesitan saber qué hacer para conseguir lo que quieren, poniendo como ejemplo el anterior: esa persona para irse de vacaciones debe trabajar, trabajar y conseguir las posibilidades para poderse ir de vacaciones.

Allí es cuando lo que se quiere y lo que se debe hacer van juntas. Conectadas.

Las crisis de la mayoría de las personas son el hecho de que saben perfectamente que quieren pero, no tienen ni la menor idea de que hacer para conseguirlo. Pongamos de ejemplo el clásico: ¡Quiero hacer mucho dinero! la cuestión es realmente: ¿qué rayos puedo hacer para conseguir el dinero?

La tarea recae en el momento en el que se decide poner objetivos. Aclarar bien las capacidades y los objetivos para no tener dificultades de saber que hacer o que querer hacer. Hay que centrarse para poder alcanzar ambas. Que ambas sean hermana de la otra, y no confundirlas jamás.

 

LaBombacha.com por Ariana Gil

 

Otros artículos de autora:

¿Qué es el lenguaje del amor?

La gran y pequeña diferencia entre saber qué hacer y saber que quieres hacer.

Cosas que se deberían hacer al despertar

Guía para una lectura más completa y enriquecida

Una buena y eficaz manera de estudiar