La organización del festival de Viña decidió homenajear a la poesía chilena con un curioso mix de poemas de reconocidos autores locales, mezclados con música electrónica y algo de danza.

Una apertura diferente y, de hecho, más larga que la presentación de los propios animadores, muy pulcra y eficiente pero con poco calor. Ni siquiera hubo el clásico beso entre los presentadores, una tradición en el Festival de Viña.

Pero el calor no tardó en llegar a la Quinta, de la mano del puertoriqueño Luis Fonsi quien, por cuarta vez, deslumbró a la galería viñamarina. Con oficio, talento y muchos éxitos, el gritómetro de la Quinta Vergara sin duda tuvo su ganador de la noche. Y al final, se llevó las gaviotas de plata y de oro, y se fue feliz.

Luis fonsi

Luego apareció en escena Dinamita Show, uno de los dúos de humor más exitosos de Chile, quienes se subieron al escenario por quinta vez en casi 20 años. El monstruo de la Quinta Vergara, como se conoce al público que asiste al festival se rió de buena gana y, aunque las redes sociales no estuvieron muy de acuerdo, se llevaron todos los premios.

Y faltando quince minutos para las 3 de la mañana, los amantes de reggaetón recibieron su merecido premio, Yandel subió a escena para desatar la fiesta urbana. Sin importar la hora, la Quinta estaba lista para seguir el imponente ritmo.

luis fonsi 3
Alrededor de las 4 de la mañana concluyó su show llevándose también la gaviota de plata y oro. Con esto, Yandel cerró una jornada redonda para la música boricua.

Fuente y fotografía: People