Las fragancias inciden de modo directo en nuestras emociones y percepciones. Utilízalas a tu favor

De todos los productos que integran tu arsenal de belleza, el perfume probablemente posee el mayor poder transformador. Mientras que el labial y el blush consiguen iluminar tu rostro, el perfume mejora tu estado de ánimo y tiene un impacto en tu mente como ningún otro producto. Basta rociarte un par de veces con tu fragancia favorita para levantar el espíritu, invocar buenas memorias y obtener esa dosis extra de seguridad que necesitas para sentirte fabulosa. Pero además de tener un efecto directo sobre tus emociones, también puede influir en la forma como los demás te perciben.

 

La explicación es simple: los olores se procesan en el sistema límbico, la parte más primitiva del cerebro, relacionada con la memoria, las emociones y algunos de los instintos y funciones de supervivencia más básicos; por eso, ciertos aromas tienen el potencial de despertar respuestas intensas y afectar las opiniones que nos formamos de nosotros mismos y de los demás.

 

¿Quieres verte más delgada, joven y enérgica? ¿Necesitas proyectar una imagen serena o sentir que el tiempo pasa más lento? La solución podría estar en un frasco de perfume. Usa estos fascinantes hallazgos para elegir la fragancia correcta para ti y comenzar a usar su fuerza oculta a tu favor.

 

PARA LUCIR MÁS ESBELTA

Un estudio realizado por la Smell and Taste Treatment and Research Foundation, en Chicago, encontró que cuando una mujer usa una fragancia floral especiada, los demás pueden percibirla hasta 6 kilos (12 libras) más delgada de lo que es. Según el Dr. Alan Hirsch, neurólogo, siquiatra y director de la citada institución, estas fragancias actúan como el equivalente olfativo de las líneas verticales, que visualmente afinan la silueta, en contraste con las horizontales que la ensanchan. El Dr. Hirsch añade que aunque el cambio es solo perceptivo, pudiera conducir a una positiva modificación del estilo de vida, porque cuando nos encuentran más esbeltas, solemos mostrarnos socialmente más activas, lo que a su vez nos estimula a participar en actividades más saludables, incluyendo el ejercicio.

 

Fragancias que debes buscar: Aquellas en las que predominan las notas de flores combinadas con especias como clavo, nuez moscada, pimienta, etc.

PARA VERTE MÁS JOVEN

 

De acuerdo con los científicos de Rutgers University, en Nueva Jersey, el envejecimiento tiene una profunda conexión con el olor. A medida que pasa el tiempo, el cuerpo descompone los ácidos grasos de la piel, produciendo un químico llamado noneal, que contribuye al típico olor de la edad tardía. La piel también se vuelve más seca y produce menos aceites naturales, lo que hace que la fragancia se desvanezca más pronto.

 

Fragancias que debes buscar: Los aromas frutales (particularmente los cítricos) han sido consistentemente asociados con juventud y ligereza, así que elige perfumes que contengan naranja, toronja (pomelo), limón, manzana, melón y frambuesas en sus notas corazón. Pero asegúrate de que sus notas base o de fondo incluyan sándalo, cedro o vetiver, que ayudan a mantener la esencia en la piel. El sándalo también provoca la misma sensación de bienestar que experimentan los bebés cuando son alimentados por sus madres y las investigaciones repetidamente lo han asociado con sentimientos de juventud e inocencia.

 

PARA LUCIR MÁS COMPETENTE

 

De la misma forma en que ciertas prendas de vestir destilan carácter y fuerza, algunos aromas inspiran confianza y poder. Tal es el caso de las notas de chipre (piensa en musgo de roble, cedro y vetiver) tradicionalmente clasificadas como masculinas, porque son intensas, fuertes y muy terrenales.

 

Fragancias que debes buscar: Todas las de la familia chipre, especialmente las que contienen ylang-ylang, pachulí y musgo de roble, pero vigila que estén combinadas con jazmín u otras flores para que no resulten abrumadoras. La regla de oro: piensa en el equivalente olfativo de un puño de hierro en un guante de terciopelo.

 

Fuente y fotografía: Vanidades