El rabo de toro se convierte en el gran protagonista (Receta)

Este viernes, 15 de mayo, Madrid celebra la fiesta de su patrón San Isidro y entra de lleno en la temporada taurina. El rabo de toro se convierte en el ingrediente estrella de la Feria

Tradicionalmente este guiso se elabora con los rabos de los toros que se lidian en las plazas de toros, comenzó hace ya muchos años en Córdoba y debido a la fama que fue adquiriendo se fue instalando en el resto de ciudades españolas.

 

Debido a que el rabo de toro de lidia es un producto escaso y de tiempo definido, le convierte en un ingrediente muy solicitado. Y como ocurre en estos casos, hay que pagarlo.

 

Por eso cuando ponemos alguna receta de rabo de toro, generalmente suelen ser de ternera, añojo o buey, como ha sido en nuestro caso.

 

Ingredientes de la receta (4 personas):

 

1’5 Kg. de rabo de toro (si tienes suerte), de añojo o Buey

1 cebolla grande

3 zanahorias

1 pimiento rojo

2 dientes de ajo

750 ml. de vino tinto

1/2 L. de Caldo de carne o agua

2 hojas de laurel

5 gr. de jengibre

Sal

Pimienta

Harina para rebozar

 

Elaboración del rabo de toro:

 

Salpimentamos los trozos del rabo de toro.

Enharinamos y doramos en una sartén o cazuela (donde elaboremos la receta) con cuatro o cinco cucharadas de aceite de oliva.

Cuando tengamos todos los trozos de carne dorados, pochamos en ese mismo aceite el puerro, la cebolla, los ajos (pelados y enteros) y el pimiento rojo, limpio y cortado en trozos no muy grandes.

Añadimos el laurel junto con el jengibre y las zanahorias limpias y en láminas.

Dejamos unos minutos para que se ablanden las verduras. Sazonamos.

Incorporamos los trozos del rabo de toro y cubrimos con el vino y el caldo.

Cuando rompa el hervor, desespumamos, tapamos la cazuela y dejamos cocer a fuego lento unas tres horas.

Probamos el punto de sal y que la carne esté tierna y hecha (se tiene que separar del hueso).

Sacamos los trozos del rabo de toro a una fuente de servir y pasamos la salsa por un chino. Nos tiene que quedar una salsa espesa y brillante (como la de la fotografía), si no tiene “consistencia” la ponemos a reducir en un al fuego.

Cubrimos con la salsa y servimos como acompañamiento, si queremos, con unas patatas fritas el delicioso rabo de toro.

Disfrute de esta receta tradicional española.

 

Fuente y fotografía: El aderezo/Hola