Eleva la vibración del agua

Que el agua bendita calme tu sed de justicia y armonía,  que lave tus miedos y heridas y sobre todo, que se haga sentir en tu rostro y en tus manos como energía de Dios viva.

El vital líquido…  lo es no sólo porque lo necesitamos para vivir, sino porque es como un ser vivo que capta nuestras emociones, pensamientos y palabras y se transforma, como un ser obediente a cada hijo de Dios, según las vibraciones a las que se le exponga.

El doctor japonés Masaru Emoto se dio a conocer mundialmente a mediados de los noventa por sus experimentos y fotografías del agua.  Luego de decirle buenas palabras al agua y escribírselas como etiquetas al envase que la contenía, la congelaba y la fotografiaba. Así mostró cómo se formaban bellos cristales si el líquido estuvo expuesto a buenos sentimientos y palabras bonitas; mientras que se mostraba formas asimétricas, opacas y oscuras si se les emitía rabia, tristeza o canciones con letras agresivas.

También se sabe que el agua bendita se mantiene por mucho más tiempo sin perder su pureza y sin formar sedimentos; lo que indica que absorbió una energía especial que la mantiene en buen estado.

 

Tú como hijo de Dios también puedes bendecirla, aunque probablemente no tenga la vibración de un agua bendita  dada por un sacerdote;  al bendecirla con una oración, con amor y devoción, le subes la energía, y al consumirla subes la tuya también.

 

El agua puede estar limpia químicamente, pero no necesariamente tiene una alta vibración.  Los expertos afirman que el agua tiene memoria, la capacidad de almacenar información a la que ha estado expuesta, positiva o negativa, y la transmite a quien la consuma; por algo se ha usado siempre en rituales religiosos y espirituales. Así que si la limpias y a la vez le subes la vibración, te estarías ayudando mucho más.

 

En tu casa

Si tomas un vaso de agua corriente  en tu cocina, y está amarillento y maloliente, podrías sentir indignación y hasta miedo de que se enferme tu familia; es comprensible.

Obviamente es responsabilidad de las autoridades de cada localidad, ciudad y país garantizar un suministro de agua limpia y evitar que la población, en especial los niños, se enfermen. Pero mientras esperas eso, puedes activar tu poder de transformación, a través de tu intención, emoción, palabra y acción.

Si al ver ese vaso de agua poco limpia maldices y dices «esto es un asco»,   ¿qué energía le estás aumentando al agua que ya viene densa? Recuerda que el agua puede obedecerte. Haz la prueba.

 

Para purificar

Alguna de las cosas que sirven para elevar la energía del agua, que yo he probado son:

Cuarzo:  Después de hervir el agua, y dejarla enfriar, le pongo un cuarzo rosado. Es sorprendente ver cómo los sedimentos se agrupan o hacen un círculo alejados del cuarzo. Los cuarzos tienen una energía específica que se usan en cristaloterapia para tratar dolencias específicas. Aquí la intención también cuenta; declara que ese cuarzo es sólo purificar el agua. Activa tu intuición, para chequear dentro de ti si te sirve esta opción.

Música: los mantras, en especial el sonido primordial OM; los cantos gregorianos, los cuencos tibetanos, las campanas y música devocional elevan la energía del agua.

Códigos numéricos sagrados:  Los códigos numéricos de sanación son números canalizados principalmente José Gabriel Uribe (Agesta) y por Isabel Henn.  Estos números funcionan como una especie de llave que abre las puertas por las que recibimos la asistencia divina para sanar enfermedades y muchas situaciones.

 

Hay un código específico para el agua, compuesto por dos series de números:

99 77 654 y 44 66 111. Es necesario hacerlo de la manera exacta como se indica. Se coloca el 99 77  654 por un lado de la botella, jarra, vaso o copa de cristal; y la otra serie de número (44  66  111) por el lado opuesto. Esto, junto con el amor que sientas en tu corazón al momento de escribirlos,  forma un campo energético que modifica al agua.  Guarda los espacios como están escritos aquí.

 

Toma en cuenta que este código sólo se usa para el agua, nunca para bebidas dulces ni leche.

 

He comprobado cómo cambia el sabor del agua al ponerle cuarzo y música; y también cómo cambia con los códigos.

 

Agua solarizada azul: Esta es una herramienta de Ho’oponopono.  Coloca el agua en una botella azul o envuelve la botella de vidrio con un papel celofán azul, y la dejas bajo la luz solar directa por lo menos una hora.  Si tiene tapa de metal o de plástico, la retiras y la cubres con un papel, mientras la dejas al sol. Es empleada para ayudarnos a borrar memorias dolorosas de nuestro subconsciente.  Recomiendan no sólo ingerirla a diario, sino regar las plantas y bañarse con ella.

 

En nombre de Jesucristo bendigo el agua que está dentro de ti. Dios nos bendice.

 

Fuente y fotografía:  Estampas / Teresa León