Entérate cómo identificar una depresión

Puede presentarse como tristeza continua y pérdida de interés en actividades que antes disfrutaba. Si quieres saber cómo identificar un caso de depresión, no te pierdas el siguiente información.

La depresión es un trastorno grave que afecta al estado de ánimo de la persona hasta tal punto que interfiere con su desarrollo diario. Esta enfermedad, caracterizada por tristeza y melancolía, es cada vez más común, la padecen más mujeres que hombres y necesita tratamiento una vez diagnosticada.

 Cuáles son sus causas.

Las causas de la depresión son variadas. Una de ellas es la genética, ya que se puede heredar de padres a hijos. Además, los cambios bruscos que resultan traumáticos, como la muerte de un familiar o una separación, pueden ser detonantes para la depresión.

Las situaciones estresantes también pueden desembocar en este trastorno, ya sea por motivos económicos, laborales o personales. Y en el caso de las mujeres, se puede padecer la llamada depresión posparto, que se puede producir debido a los grandes cambios hormonales que se producen durante el embarazo.

 Síntomas característicos.

Los síntomas de la depresión pueden variar según la persona tanto en número como en intensidad y de forma general los pacientes con depresión pueden presentar:

– Estado de ánimo depresivo durante todo el día, sentimientos de tristeza y ansiedad.

– Pérdida o falta de interés por realizar actividades que antes se disfrutaban.

– Fatiga, cansancio y pérdida de energía.

– Trastornos del sueño: insomnio, dormir demasiado o despertarse horas antes de lo debido.

– Falta de apetito.

– Pensamientos recurrentes sobre el suicidio.

– Sentimiento de culpa o inutilidad.

– Dificultad para pensar, tomar decisiones y concentrarse.

 

Tipos de depresión.

Existen varios tipos de depresión que se diferenciaran por el número de síntomas, la intensidad y la duración. Algunos de ellos son:

Trastorno depresivo grave. En este caso la persona es incapaz de realizar actividades cotidianas habituales debido a lo grave del trastorno. Puede ocurrir tan solo una vez, pero generalmente se producen diferentes episodios a lo largo de la vida del paciente.

– Distimia. Este tipo de depresión es menos grave que la anterior y por lo tanto permite que la persona pueda seguir con sus actividades diarias. Al igual que el grave, puede ser recurrente y sus síntomas se pueden prolongar durante un largo periodo de tiempo.

Depresión posparto. La pueden sufrir las mujeres unos días después de dar a luz, y aunque sus síntomas suelen desaparecer en unos 10 días, en algunos casos puede prolongarse y necesitar tratamiento médico.

Trastorno bipolar. Es menos común, y consiste en cambios alternos entre episodios depresivos y euforia.

 

Fuente y fotografía:  Salud Practicomedia