Flores de calabaza rellenas de queso (Receta)

 Una tradición gastronómica de México que no te puedes perder comer una deliciosa flor.

En teoría, la gran mayoría de las flores son comestibles. No les puedo garantizar un delicioso sabor en todas ellas. Esto no ocurre con la flor de calabaza, que es un platillo muy sabroso y que forma parte de la tradición culinaria mexicana, y también de la italiana.

Se pueden comer en guisado o crudas, solas o acompañadas de otras verduras. En realidad en este punto hay bastante variedad.

 

Propiedades

Contienen bastante vitamina A (aunque en menor proporción que la calabaza), vitaminas del complejo B (B1, B2, B3), Vitamina C y ácido fólico, estas dos últimas se encuentran en una proporción mucho mayor que en la calabaza. Se caracterizan por poseer abundante cantidad de agua (95,15 g por 100 gramos de parte comestible) y poca grasa, tan sólo 0,24 gramos por 100 gramos de parte comestible.

 

Son ricas en calcio (39-47 mg por 100 gramos de parte comestible) y fósforo, esto hace que estén recomendadas en etapas de crecimiento y en personas que padezcan de osteoporosis. También poseen potasio, hierro y magnesio.

 

Preparación y compra

Lo importante de consumir flor de calabaza es saber dónde comprarla. La mejor opción son los mercados, donde es fresca y no es tratada como las flores de decoración que tienen sulfatos y pesticidas.

 

Ingredientes

2 manojos de flor de calabaza

400 g de requesón

4 cucharadas de epazote picado

1/2 cebolla picada

Sal y pimienta

1/2 taza de harina

2 huevos

1 litro de aceite

Salsa de jitomate

 

Preparación

  1. Lava y desinfecta la flor de calabaza. Coloca las flores en un colador para que escurra el agua.

 

  1. En un recipiente mezcla el requesón con el epazote y la cebolla, sazonar con sal y pimienta.

 

  1. Rellena cada flor con un poco de la mezcla de requesón, hazlo con cuidado para que no se rompan, envuélvelas y sujétalas, si es necesario, con un palillo. Acomódalas en un plato.

 

  1. Ve pasándolas por la harina, después por los huevos batidos y fríelas en la sartén con el aceite caliente.

 

  1. Sírvelas calientes y acompañadas con salsa de jitomate.

 

 

Fuente y fotografía: Cocina Fácil