El diseñador  encabeza una lista formada por otros nuevos fichajes, como Petter Coping (Oscar de la Renta) o Guillaume Henry (Nina Ricci).

 

El habitual baile de fichajes que aviva el fuego de la pasarela cada temporada promete un 2015 lleno de acontecimientos. Esta semana, John Galliano ha sido el encargado de dar el pistoletazo de salida con su resurrección al mando de Martin Margiela, y en un desfile rodeado de secretismo.

 

Con apenas un centenar de invitados, la vuelta del que fuera uno de los diseñadores fundamentales del cambio de siglo, John Galliano, se ha efectuado en Londres, la ciudad en la que creció, y donde ha estado rodeado por amigos como Kate Moss o Manolo Blanhik.

Galliano para Margiela/EFE

 

Galliano para Margiela/EFE

Oscura y reflexiva, la turbadora propuesta de Galliano se ha presentado como un universo teñido de rojo y negro, salpicado por dorados, a medio camino entre su ecléctico imaginario y la herencia intelectual de la Maison Martin Margiela.

 

A una serie de salidas en negro, estructuradas en torno una chaqueta de traje sastre, siguieron una serie de vestidos en rojo, de corte surrealista, cuajados de abalorios, caracolas, espejos y perlas, con forma de caras de tétrica sonrisa.

modelo galliano 2

 

El diseñador inglés ha armado una propuesta artesanal, reflexiva y con un punto de oscuridad, que tiende un puente de entendimiento con el legado intelectual de Margiela, y que resume sus años relegados al ostracismo, en los que ha visto languidecer su talento, tras proclamar, bajo los efectos del alcohol y las drogas, su amor por Hitler.

 

Esta particular redención ha copado los titulares de la última semana, y probablemente será la más importante de 2015, pero no la única que atraerá una nube de flashes.

 

Copping ocupa el lugar de Oscar de la Renta

Pisando los talones a este mediático fichaje, se encuentra el creador Peter Copping, que abandonó Nina Ricci para hacerse cargo de la firma Oscar de la Renta apenas una semana antes de que falleciera el diseñador dominicano.

 

Su primera colección verá la luz en la Semana de la Moda de Nueva York en febrero y, muy probablemente, será una continuidad del legado de De la Renta, marcado por la elegancia clásica, y con quien comparte un estilo afín pese a la diferencia generacional, además de “una profunda curiosidad sobre el mundo”.

 

“Nuestra industria no siempre ha hecho el mejor trabajo cuando se trata de cambios en el liderazgo del diseño”, señaló De la Renta antes de fallecer en referencia al fichaje de Copping, y razón no le falta, los cambios y sucesiones del sector de la moda suelen estar, en ocasiones, aderezadas con una alta dosis de dramatismo y de temporalidad.

 

Ricci apuesta por el joven Henry

El fichaje de Copping desencadenó el habitual intercambio de cromos del sector: su puesto como director creativo de Nina Ricci fue ocupado por Guillaume Henry, el diseñador de Carven, que cuenta con una pequeña pero exitosa trayectoria, tras insuflar aire fresco y un nuevo público a una casa de modas histórica, pero relegada al olvido.

El diseñador Guillaume Henry tras uno de sus desfiles en Carven/Imagen cedida por Pitti Uomo/Efe

El diseñador Guillaume Henry tras uno de sus desfiles en Carven/Imagen cedida por Pitti Uomo/Efe

Ralph Toledano, presidente de la división de moda de Puig (propietaria de la firma), definió al francés como un dechado de “visión artística, intuición, inteligencia, carisma y curiosidad”, un floreado ramo de adjetivos, que sintetizan las esperanzas puestas en él y que se confirmarán, o no, en febrero con su primera colección.

 

Un español para Mulberry

La sustitución de Copping por Henry se saldó en apenas una semana, todo un récord en comparación con los 18 meses que ha tardado Mulberry en encontrar sustituto a Emma Hill, que finalmente decidió apostar por el diseñador de origen español Johnny Coca, para sustituir a una diseñadora que llevaba trabajando en la casa inglesa desde 2007.

 

El creador, con experiencia en Celine y Louis Vuitton, es uno de esos extraños movimientos de la industria, consistente en dar un voto de confianza a un desconocido diseñador al frente de una gran firma, que previsiblemente llegará con menos ínfulas, y dispuesto a empaparse del “adn” de su nueva casa.

modelo gucci 1

 

Buscan diseñador en Gucci

Aunque estos son los nuevos fichajes del sector, aún queda alguna vacante, la más importante, la dirección creativa de Gucci, cuya diseñadora Frida Giannini, anunció su marcha a finales del año pasado. Para sustituirla suenan nombres tan potentes como Joseph Altuzarra o Riccardo Tisci, y otros menos rimbombantes como Christophe Lemaire, exdiseñador de Hermes.

 

Por ahora, la diseñadora italiana se ha comprometido a presentar su última colección para Gucci este febrero en la pasarela de Milán, momento en el que dejará oficialmente la puerta abierta a conjeturas y especulaciones, uno de los más enraizados y apasionados pasatiempos de los “corrillos” de la moda.

Fuente: EFE