El cantautor venezolano, Guillermo Dávila, prometió y cumplió con su fanaticada presentando anoche un concierto difícil de olvidar.

El espectáculo “Íconos” que se llevó a cabo en el hotel Caribe Hilton de San Juan inició con un vídeo que recogió testimonios de los doctores y el equipo médico del Hospital Universitario que estuvieron a su cuidado durante el tiempo que estuvo recluido en esa institución el pasado noviembre y que fue la razón por la cual el galán de “Ligia Elena” tuvo que posponer su concierto. Muchos estuvieron presentes en el show.

 

“Estoy muy agradecido de que estén aquí. Muchas gracias. Es increíble cómo puedo respirar y sentir que estoy cansado. Porque antes no podía, antes no tenía esa sensación. Les prometo que vamos a tener una noche especial”, dijo un Guillermo Dávila emocionado para luego entonar “Toda la Luz”.

 

Acompañado de su banda, el también actor de novelas, interpretó una veintena de  temas entre los que incluyó sus éxitos musicales y nuevos como “Barco a la deriva”, “Cuando se acaba el amor”, “Tesoro mío” y  “Mary”, dedicado a su hija, la actriz María Elena Dávila de su matrimonio con la presentadora Chiquinquirá Delgado.

 

Como en los años 80 y 90, varias fanáticas, se acercaron a la tarima para robarle un beso y un abrazó a su ídolo. Una de ellas le entregó de una bandera de Puerto Rico, que Guillermo desplegó y aprovechó para agradecer al País que: “me ayudó a tener más tiempo de vida”.

 

Y agregó: “¿ya comenzaron los regalos? Mis respetos y besos. Tuve un reconocimiento hace poco en el Senado de Puerto Rico y me llené de mucha alegría y entusiasmo por ese momento”.

 

Entre el público se encontraba el presidente del Senado de Puerto Rico,  Eduardo Bhatia y su esposa Isabel Cristina Fernández como invitados.

 

Vestido casual con chaqueta negra y mahón las mujeres entre el público le gritaban “te amo” cada vez que las complacía con los temas del cantautor que ellas hicieron suyas.

 

“Mi amor, pero yo te amo por la vocesota esa que tienes. Me imagino al pobre de tu marido”, le respondió a una de ellas provocando risas entre los presentes.

 

Guillermo demostró en el concierto, producido por Simón Carrillo, que la pulmonía no afectó su voz, y menos su buen humor.

Fuente y fotografía: El nuevo día/Puerto Rico