La licuadora de hombres por Lissette Van der Biest

Todos los escritores, mejor dicho, todos los artistas tenemos inseguridades. Nuestras preguntas más comunes son  ¿Qué hacemos? ¿Lo hacemos bien? ¿A quién le agradaría lo que hacemos?

Por ejemplo un escritor siempre tiene dudas sobre si a alguien le gustara lo que escribe. Ese pensamiento puede dejarte despierto toda la noche si  se lo permites.

Una vez me la pase pensando en que quería ser, a que quería dedicarme. Me pregunte ¿Quiero ser escritora? Y mi respuesta a mí misma fue ¿quién me leería? ¿A quién le gustaría lo que escribirá?

Tuve esa duda hasta que conocí a una persona que dijo “Siempre habrá alguien que quiera leer lo que escribes”

Esa frase admito que fue como una señal para mí.

Esa persona fue Lissette Van der Biest.

lissette Van der Biest 1

Lissette hablo sobre que siempre escribía, que escribir la llenaba de felicidad, pero que cuando llego el tiempo de decidir ha que dedicarse, no se fue por el camino de la escritura. Que se fue por un camino más rentable. Pero que con el paso de los años de tantas caídas y levantadas decidió dedicarse a escribir.

¡Y bueno allí estaba yo! En el bautizo de su primera novela, que desde el fondo de mi ser, espero que se convierta en un gran exito.

Toni, una mujer ya de entrada edad sigue en la incesante búsqueda del amor de su vida, aquella persona con quien compartir todo, envejecer a su lado, aquella persona que quisiera que fuera lo primero que viera al despertar cada mañana.

Pero, existen cosas que hacen que simplemente… no logre encontrarlo.

Los defectos.

Cada persona tiene defectos, pienso que eso hace que nos demos cuenta de las virtudes de ellas, ya que sin los defectos, todos seriamos perfectos y el mundo se volvería más sencillo, pero al mismo tiempo aburrido.

Pero como a Toni, a veces nos gustaría solo tener una licuadora en la cual mezclar los defectos y las virtudes, y crear a ese hombre perfecto que toda mujer desea.

Mediante risas  y tristezas, Toni continúa su búsqueda de ese hombre.

Admito que leer sobre las experiencias de Toni, me dio un conocimiento de lo que me podría encontrar en un futuro cercano, por eso creo que aquellas mujeres que se estén adentrando a la hermosa magia a la que llamamos amor, deben leer La licuadora de hombres, para que entiendan que la búsqueda no es encontrar al hombre perfecto, si no encontrar a ese hombre que tenga un defecto con el que puedas vivir, y que tenga tantas virtudes que los opaquen.

 

A J. Gil