LA MADUREZ: UNA ETAPA QUE NO DEBEMOS “DESAPROVECHAR” Por Lucia Silva  @lucysilvaentert

No es fácil asumir una edad madura, sabemos que no escapamos a ella pero internamente queremos detener el tiempo, sin embargo, cuando llega el momento lo importante es sentirse orgullosa de sí misma, de las experiencias vividas, de los logros, de los aprendizajes adquiridos y por qué no? de los errores y fracasos también.  De ahí nos quedan muchas Lecciones de Vida.  

Indudablemente tienen que existir cambios que se deben asumir: físicos, actitudinales, emocionales que hacen tomar decisiones firmes y conocer el camino que debemos labrar con la sabiduría que nos regalaron los años de la juventud.

Lo fundamental es plantearse un Proyecto de Vida, independientemente de la condición que nos encontremos y para poder enfocarse en eso, lo primero que debemos tomar en cuenta es nuestra  Autoestima: si no nos queremos nosotras mismas, ni adoptamos conductas constructivas, entonces no vale la pena que existan otras perspectivas, por eso hay que tener claro dónde estamos y hacia dónde queremos llegar. Los esquemas cambian totalmente y por ende, las prioridades también.

¿Cuál es el horizonte?

  • Invertir en tiempo y dinero en lo que estamos convencidas nos haga felices.
  • Ocuparnos ahora de realizar lo que siempre hemos anhelado (cursos, actividades, quehaceres, entre otros) que por alguna razón fueron impedidos en su tiempo.
  • Depurar nuestra vida, es decir, desechar cosas o personas que no aportan nada positivo. Ya estamos en una posición de decir NO cuando es NO.
  • Sentirnos de corazón y mente que: somos bellas, estamos bien, somos autónomas en nuestros asuntos, somos incalculables.
  • Centrarnos en nuestro equilibrio emocional.
  • Practicar retrospectivas que nos alimenten nuestra alma: recordar momentos alegres, las diferentes etapas por la que hemos pasado, hechos relevantes, de los cuales podamos encontrarnos a sí mismas y sacar el mejor provecho de ello.
  • Internalizarnos que cumplimos diferentes roles y dimos lo mejor para que nuestros seres queridos se encaminaran y ahora llegó el momento para nosotras.
  • Aprovechar al máximo lo que nos ofrece esta nueva era: romper con paradigmas, profundizar en las telecomunicaciones….
  • Fomentar reencuentros con personas importantes, mantener las comunicaciones, tener apertura hacia nuevas amistades.
  • A partir de hoy, ocuparnos más en el desarrollo personal y profesional.

De acuerdo a estas premisas, no olvidemos estas dos lecciones,  NUNCA:

① Es tarde para comenzar

② Se sabe en qué momento se nos abren posibilidades.

En muchos casos, la madurez no tiene cronología, sólo está en la mente de las personas, por ello, la actitud juega un papel primordial en ella. La vejez llega cuando se abandonan los ideales.

Para terminar, quisiera dejar una reflexión de Martin Notivoli:

 “Yo soy el único responsable de mi vida; de mi felicidad personal, de hacer de mi vida un éxito o un fracaso; de trazar mis metas y alcanzarlas, de elegir los valores de acuerdo con los que vivo, de mis elecciones y decisiones; del nivel de conciencia con el que vivo mi vida. Soy consciente de que en ciertas ocasiones algunas personas me puedan ayudar. Pero nadie puede asumir la responsabilidad de mi vida y de mi felicidad”

 

Autora: Lucy Silva

Abril 2017

Emprendedora – Escritora – Locutora – Actriz

Twitter: @lucysilvaentert

Instagram: lucysilvaentertainer

Facebook: lucysilvaentertainer

E.mail:  lucysilvaentertainer@gmail.com

 

Labombacha.com / Twitter: @lbombacha / facebook: La Bombacha (Revista) / Instagram: La_bombacha