La magia de los unplugged

Fuente: Variety

Era 1968 cuando Elvis Presley se reunía frente a una pequeña audiencia en compañía de una reducción de su banda de manera informal y retomaba los escenarios con una presentación única en la que se permitió hacer arreglos totalmente distintos de sus canciones y regalarle al público allí presente algo que nunca antes habían visto. Fue en ese concierto, conocido como el “68 Come Back Special”,  en el que se realizó el primer unplugged de la historia.

Unplugged es un término anglosajón que quiere decir, literalmente, desenchufado. Sin embargo, bajo este término se puede hacer referencia a las grabaciones musicales completamente acústicas. En estas grabaciones o conciertos no es frecuente ver ningún instrumento electrónico y es por ello que se puede decir que “estás desenchufado”. Bajo este término también se le conoce a la serie de conciertos que MTV realizó en la década de los 90’s con varios artistas, donde respetaban esta temática de las versiones puramente acústicas.

Precisamente, la serie de MTV Unplugged fue la que popularizó dicho estilo. Con el fin de revitalizar la carrera de los artistas invitados y demostrar todo lo que son capaces de hacer sin sus equipos usuales, la serie se convirtió casi de inmediato en un gran éxito y pasó a convertirse en una serie de conciertos prácticamente de culto. Paul McCartney y Eric Clapton (en 1991 y 1992 respectivamente) interpretaron sus temas clásicos de una manera nunca antes vista y convirtieron dichas grabaciones en las más populares y vendidas de la historia se marcó una pauta en la que los artistas más reconocidos de todos los tiempos (o los aspirantes de trascender) querrían participar y demostrar todo de lo que son capaces.

A partir de ese entonces bandas como Oasis, Alice in Chains, Pearl Jam y cantantes como la mismísima Mariah Carey participaron en la serie y pasaron a la historia con uno de los conciertos más importantes de su carrera. Luego de ellos, aún hay muchos artistas que implementan los unplugged en sus conciertos y siguen agradando tanto a fans como a oyentes casuales alrededor de todo el mundo.

Sin embargo, la razón por la que aún hoy (a casi treinta años del primer concierto desenchufado de MTV) siguen siendo bien recibidos por la audiencia es por la creatividad misma de los intérpretes para adaptar sus composiciones propias y convertirlas en algo completamente distinto. Un claro ejemplo de esto es el de Eric Clapton y la interpretación de su clásico “Layla”. En la versión original de ese tema nos encontramos con el sonido de guitarras distorsionadas haciendo riffs a gran velocidad dando muestra de una pieza poderosa y fuerte (casi tan fuerte como la historia que hay detrás de ella). Por su parte, en el unplugged nos encontramos con una pieza inspirada en el blues clásico, con un aire más melancólico y un solo de guitarra más emocional que pasó a la historia.

Sin duda alguna, quizás estos sean los conciertos más prestigiosos de la historia de la música, y es un hecho: no importan cuantos años pasen y cuantos géneros musicales surjan o evolucionen para no morir, los acústicos siempre van a ser acogidos con gran receptividad de parte de todos los grupos de fanáticos y melómanos que les escuchen.

 

Labombacha.com por Angel Fernández

Otros títulos del autor:

Las cinco mejores técnicas para practicar la ejecución de un instrumento…

Datos que probablemente no conocías del Cuatro Venezolano

Bohemian Rhapsody: Una de las presentaciones más icónicas de la historia de la música recreada casi a la perfección en el cine

“Distintos Ecos” la banda que quiere demostrar que la música venezolana no es solo para los venezolanos