La pequeña Giana, de un año, salva la vida gracias a una aplicación del móvil

A través de Siri, los servicios de emergencia llegaron a la casa para socorrer a la pequeña con problemas de respiración. Su madre dice que no desactivará nunca esta opción del móvil.

El hecho de que las nuevas tecnologías son de gran utilidad es conocido por todos. Pero en algunas ocasiones su uso se convierte en trascendental. Así piensa Stacey Gleeson desde que se dio cuenta de que su hija de un año estaba teniendo problemas importantes de respiración. Cogió su móvil, un iPhone, de Apple, y se fue corriendo a la habitación de la pequeña.

Al encender la luz del cuarto se le cayó el móvil al suelo y mientras intentaba hacer una reanimación a su hija comenzó a gritar hacia el aparato con la idea de que se activara la función Siri, un asistente personal que se pone en marcha con la voz del dueño del teléfono y al que se pueden dar órdenes para que ejecute ciertas funciones sin necesidad de tocarlo.

Stacey logró que Siri reconociera su voz pese a los nervios con los que estaba hablando y, en un tono elevado, pidió que avisara a los servicios de emergencia para que acudieran allí rápidamente.

 

La aplicación hizo la llamada y Stacey pudo hablar con los equipos sanitarios. Cuando llegaron la pequeña Giana apenas respiraba, ya que tenía una infección pulmonar y una bronquiolitis que lo dificultaban seriamente.

 

Todo ocurrió en Cairns, Australia, hace algunas semanas, pero se ha sabido ahora cuando la madre se ha puesto en contacto con Apple como muestra de agradecimiento por haber contado con esta función en su móvil.

En declaraciones a la BBC, Stacey indicó que esta aplicación seguramente había salvado la vida de su hija. “Siempre he jugado con Siri, pensaba que era una función divertida. Desde que pasó aquello no volveré a desactivar esta opción”, añadía. Y señalaba también que de no haberse caído el teléfono al dar la luz, habría intentado ella misma marcar el número de emergencias.

 

El móvil lo tenía desde comienzos de año y lo utilizaba principalmente para llamar a su marido, que está en el ejército, para que pudiera hablar a su hija momentos antes de dormir.

Los médicos le han dicho que la recuperación de Giana será completa y que no quedarán secuelas. Y le indicaron que la rápida llegada de los equipos sanitarios fue de vital importancia.

Stacey y su marido, que está en el ejército (Stacey Gleeson/Facebook).

Las nuevas tecnologías han hecho posible que Giana esté con su madre totalmente recuperada. A buen seguro que los familiares y amigos de Stacey tratarán de hacerse con un iPhone 6S para contar con Siri.

 

Fuente y fotografía: Tu otro diario