LAS 5 CUALIDADES DE UNA MUJER SEGURA

Conocer tus capacidades, al igual que los puntos que debes mejorar, es esencial para mostrarte tal cual eres al mundo, sin complejos y ¡mucha actitud!

Reglas de etiqueta de la mujer moderna ¿las aplicas?

“La verdadera belleza viene de adentro”, cita una conocida frase; y en el caso femenino se trata de algo muy sutil que marca la diferencia y se percibe al hablar con los demás, al entrar a una habitación, al liderar un proyecto o al contagiar una sonrisa. Sigue leyendo y descubre cuáles son las características de una mujer segura de sí mima:

Control de emociones. Recibir una buena noticia por teléfono y experimentar un repentino ataque de celos son dos situaciones opuestas; pero una mujer confiada sabrá reaccionar acorde a las circunstancias, sin avergonzarse.

Piden ayuda. Saber hacer de todo es imposible, por eso las más seguras no temen pedir consejo, ya que saben que las hará tomar una mejor decisión. La clave es no ver los problemas como amenazas, sino como algo de lo que se puede aprender. A la larga, esto les permite construir una red sólida de contactos y amigos de confianza.

Anti-conformistas. Este grupo de féminas caminan a su propio ritmo, sin imitar a nadie más. No importa si son altas, bajitas, rellenitas o llevan el cabello de tres tonos, son auténticas.

Escuchan y admiten. Ninguna persona es perfecta; pero a veces cuesta reconocerlo. Las mujeres seguras de sí mismas son las primeras que se aceptan sus “pros y contras” y, además, oyen a los demás. ¿Esto qué refleja? Que no le huyen a las críticas y ven éstas como una oportunidad de crecimiento.

Dicen que no. Es más sencillo dar una respuesta afirmativa; pero mucho más complicado dar explicaciones después. Las chicas más confiadas se comprometen con lo que saben que pueden abarcar, en vez de mentir “por quedar bien”. Este simple gesto les da mayor libertad para disfrutar cada momento de sus días.

¿Quieres ser más segura? Encuentra tu balance y toma las riendas de tu propia vida.

 

 

Fuente y fotografía:  Eme / María Gabriela Cartaya