Las vacaciones de Guillermo y Máxima de Holanda suscitan polémica

Tan difícil resulta cuadrar las agendas oficiales (y escolares) para disfrutar de unas breves vacaciones familiares, como agradar siempre a todos. Guillermo y Máxima de Holanda generalmente lo consiguen. Generalmente.

 

Esta vez parece que no. El diario holandés Algemeen Dagblad informó en su edición de ayer que los reyes Guillermo Alejandro y Máxima, acompañados de sus tres hijas, las princesas Amalia, Alexia y Ariane, se encuentran esta semana en China disfrutando de unos días de descanso, previos a la visita de Estado al gigante asiático que comenzará el domingo próximo. Según las fuentes consultadas por el periódico, los soberanos y las niñas habrían puesto rumbo a China el pasado fin de semana y tendrían planeado, entre otras actividades de ocio y turismo, trasladarse a la ciudad de Xi’an para visitar la necrópolis de los famosos Guerreros de Terracota.

 

Las princesas Amalia, Alexia y Ariane regresarán a Holanda el sábado próximo, antes del comienzo del viaje oficial, y retomarán sus actividades escolares el lunes que viene, según Algemeen Dagblad. Algo factible ya que durante esta semana los escolares holandeses disfrutan de las llamadas Vacaciones de otoño (Herfstvakantie en holandés).

 

El servicio de comunicación de la Casa Real holandesa no ha confirmado esta información, como es la práctica habitual, dado que afecta a la vida privada de los reyes Guillermo y Máxima. Tampoco la embajada holandesa en Pekín se ha pronunciado al respecto. El caso es que las vacaciones de la Familia Real holandesa no han tardado en generar polémica en los Países Bajos.

 

Los partidos de la oposición SP (Partido Socialista) y D66 consideran impropio que el Jefe de Estado disfrute de unas vacaciones en un país en donde se vulneran los derechos humanos. «Es incongruente denunciar las violaciones de derechos humanos en China y al mismo tiempo pasar las vacaciones allí», según el diputado Harry van Bommel del Partido Socialista. La ONG Amnistía Internacional, sin referirse específicamente al asunto, ha hecho público un comunicado en el que afirma tener la confianza de que «el Rey, en la medida de sus posibilidades, saque a colación durante el viaje de Estado a China el asunto de los derechos humanos en ese país».

 

A partir del domingo los Reyes holandeses comenzarán una visita oficial a China de cinco días de duración. Los soberanos acuden acompañados de 250 representantes de empresas holandesas y unos cuarenta periodistas. El lunes los Reyes se reunirán con el presidente chino Xi Jinping. Esa misma noche se celebrará un banquete de Estado durante el cual, según fuentes diplomáticas consultadas por diversos medios holandeses, el Rey se referirá a la conculcación de los derechos humanos en el país asiático.

 

Fuente: Hola