LOS VALORES: NO TIENEN GÉNERO NI EDAD por Lucy Silva

Los valores son más importantes de lo que las personas piensan. En muchos casos, se tiene la convicción de que son “aplicables” a ciertos y determinados momentos u ocasiones, pero no es así.

En el transitar de nuestro desarrollo desde que nacemos y durante el proceso de formación en el hogar, es cuando se deben arraigar los valores y el deber ser es, que sean reforzados durante el proceso de educación formal, tanto por parte de los padres como de los docentes a través de una interacción constante que garantice el fortalecimiento de los mismos.

¿Pero realmente sabemos cuáles son los valores fundamentales?

Están relacionados con el amor, la verdad, la justicia, la honestidad, el respeto, la responsabilidad, la libertad, la igualdad, la solidaridad, la tolerancia, la actitud hacia el diálogo.

Ellos no tienen fronteras, ni edad, ni género y mucho menos tiempo de caducidad, es decir, permanecen para toda la vida, forman parte de nosotros mismos y deben prevalecer ante cualquier situación, posición o rol que desempeñemos en la sociedad. Se entremezclan en la realidad cotidiana y constituyen las intenciones de los actos humanos.

Hemos podido apreciar personas de diferentes edades que no han tenido la oportunidad de estudiar, sin embargo, su comportamiento habla por sí solo, adoptan conductas intachables que denotan sus valores presentes. Como igualmente también existen individuos, que a pesar de tener una profesión u oficio, dejan mucho que desear con sus acciones.

Toda persona tiene la necesidad de formularse un criterio de actuación, una serie de creencias y convicciones, sin dejar nunca de lado los valores. Cuando somos adultos, debemos adoptar la responsabilidad de preservarlos y convertirnos en efectos multiplicadores de ellos, sin importar a quiénes se los transmitimos ni el lugar donde nos encontremos.

Tan elemental representa que aportemos “un grano de arena” cuando surge la oportunidad de hacer comprender valores a nuestro prójimo, bien sea una ama de casa, un vendedor, un profesor, un trabajador, un alumno, un vecino, un compañero, un amigo, un familiar…..No es un hecho fortuito, ni insignificante, todo lo contrario, nos hace sentir bien, útiles, nos alimenta internamente. No obstante, hay que tener mucho tacto en el momento del diálogo.

Se escuchan muchos comentarios que “los valores se han perdido”, pero ¿realmente se pierden?. En mi opinión existen crisis o debilidades de valores, todos en algún momento de la vida podemos pasar por susceptibilidades.

Para complementar la lectura, les presento la Escala de Valores, definida por varios autores: Vitales, cuya esencia es la protección de la Vida; Económicos, sus dimensiones se enfocan hacia la búsqueda de la Seguridad; Intelectuales, nos encaminan a tomar decisiones cuando tenemos incertidumbre sobre la falsedad, lo subjetivo u objetivo, lo cierto o probable, de ahí que este valor se encamina hacia la Verdad; Estéticos, busca la belleza desde las Manifestaciones Artísticas; Éticos, su objetivo es enfocarse en el Bien; Religiosos, se logra interpretar la existencia en función de un Significado Espiritual; Sociales, relacionados con la convivencia dentro una Sociedad.       

No olvidemos que los valores forman parte de nuestro ser, que no lo dejamos cuando nos cambiamos de ropa y nos lo colocamos de nuevo, si somos íntegros en nuestras convicciones, entonces realcemos nuestra personalidad. No hay algo más gratificante que sentirse bien con uno mismo.

Nunca es tarde para aprender.  

Lucy Silva “Emprendedora – Escritora – Locutora – Actriz”
Twitter: @lucysilvaentertainer 
Instagram: lucysilvaentertainer
Facebook: lucysilvaentertainer
E.mail:  lucysilvaentertainer@gmail.com

Labombacha.com 

Facebook: La Bombacha (Revista)

Instagram / La_Bombacha

Twitter / @lbombacha

T