Luke Perry regresa a la secundaria en “Riverdale”

El actor estadounidense, recordado por la serie “Beverly Hills 90210”, protagoniza la nueva serie de Warner, basada en la historieta de los años setenta “Archie”.

A principios de los años noventa Luke Perry se convirtió en una estrella juvenil gracias a Beverly Hills 90210, la popular teleserie en la que formaba parte de un grupo de adolescentes que iban a la secundaria. Ahora, el otrora Dylan regresa con Riverdale –drama centrado también en jóvenes liceístas–, como el padre del protagonista Archie, una versión oscura del personaje de las historietas del mismo nombre con las que han crecido generaciones enteras y que el canal Warner estrenará el 26 de abril.

“¿Archie como drama? Esa no es una buena idea”, fue lo primero que se dijo el actor cuando le ofrecieron el papel de Fred Andrews. “Luego de leer el libreto, pensé: ‘¡qué historia tan buena! ¿Quién pudo pensar en esto?’, y ese fue Roberto (Aguirre-Sacasa, escritor de cómics y productor de Riverdale). Es algo difícil de lograr: tomar ese grupo de personajes que todos conocemos de una historieta situada en una época particular, y traerlos al siglo XXI de una manera que los hace relevantes, interesantes y sofisticados. Torombolo y su sombrero no se ven fuera de lugar, la forma en que Betty y Verónica se juntan en el primer episodio… nada de eso se suponía que funcionara hasta que lo leí y me quedé impresionado por la forma que decidieron hacerlo; es increíble: está el misterio principal que es un crimen, y hay un misterio dentro del misterio, cada semana habrá uno nuevo”, explica Perry.

 

-¿Por qué se decidió por el papel del padre?

-Ser padre es una de diez cosas que Fred Andrews hace. Claramente, es el papá de Archie, pero también es constructor, probablemente el novio de alguien, es amigo, no lo veo simplemente como un padre. Cuando empieza el programa crees que ves a los habitantes de Riverdale unidimensionales, pero mientras se desvela, uno dice: “Un momento, no se supone que el papá haga eso”. La trama se torna enrevesada a lo largo del camino, y eso fue lo que me atrajo. Al mismo tiempo, hay mucho valor en ser padre, en interpretar uno, me da la oportunidad de decir y hacer cosas que no puedes hacer cuando estás sentado en una motocicleta usando una chaqueta de cuero, y es bueno estar en otro momento en mi carrera. Alguien dijo que si te sientes de la misma manera acerca de las cosas a los 50 que como te sentías a los 20, perdiste 30 años de tu vida, así que trato de encontrarle otras dimensiones a este personaje.

 

Perry, sencillo y bromista, asegura que siempre le ha gustado hacer series. “Todo el mundo trata de que escojas entre la TV y el cine. Yo crecí viendo televisión. No sé si todavía sea así, pero la televisión siempre ha sido el medio más íntimo; la gente la ve en su casa, en ropa interior. Nadie va al cine en ropa interior (risas).  Cuando yo era pequeño iba poco al cine, siempre teníamos la TV encendida. Siento que allí es donde se hace el trabajo más importante, muchos shows han tenido un tremendo impacto social. Y Aaron Spelling (productor de 90210) me decía que si tenía una historia realmente importante, la debía poner en televisión abierta donde la gente la puede ver gratis”.

 

-¿Qué ha cambiado de 90210 al presente?

-Las redes sociales, el hecho de que todo sale a la luz muy rápido, demasiado diría yo. No siempre en control ni en contexto. ¿En el set?, hay menos luces, las cámaras digitales requieren de menos luz; esas que te dejaban ciego, ya no existen.

 

-¿No existen reminiscencias?

-Bueno hay unos casilleros parecidos en la escuela, eso es familiar (risas), lo que es divertido es que la cafetería Pop’s Chok’lit Shop existió por décadas antes que el Peach Pitt (el célebre café de 90210) estuviera ahí, y que esté aquí todavía es fascinante.

 

En cuanto a si le sirve de mentor a la nueva generación de actores, Perry ataja de inmediato: “No fui contratado para eso”. No obstante, les da una recomendación: “No escuches a tu representante, escúchate a ti mismo, tú manejas tu carrera y debes tomar las decisiones porque eres el que tiene que vivir con ellas. Tú eres el que interpreta los roles, no dejes que alguien te venda algo. Eso me ha pasado un par de veces, y no me gustó”.

 

-¿Qué expectativas tiene sobre la serie?

-Siempre trato de mantenerme alejado de las expectativas, éstas traen desilusiones. Me gusta no prometer mucho y entregar de más, hacemos una escena a su tiempo lo mejor que podemos, y cuando llega el momento de promocionar tienes que ser diligente y sistemático al respecto, responde a todas las preguntas, ser honesto es lo mejor que puedes hacer.

 

 

 

Fuente y fotografía: El Universal por PEDRO D’ALESSANDRIA