Mantén limpio el aire de tu casa con el potus o malanga

El poto es altamente tóxico, por lo que no debemos ingerirlo. Con colocarlo en la habitación correspondiente, obtendremos todos sus beneficios.

El poto o potus, conocido científicamente como Scindapsus Aureus, es una planta colgante o trepadora, muy común en muchos hogares, pero de la que se desconocen dos fabulosas propiedades para la salud. Esta planta limpia el aire de las estancias donde está y además nos permite relajar los ojos cuando los tenemos congestionados o irritados de una manera muy sencilla. Además también nos ayuda a tratar y prevenir casos de hipertensión ocular, cataratas o glaucoma.

potus quinn.anya

En este artículo te explicamos con detalle estos beneficios y cómo debes cuidarla para sacar el máximo provecho para tu salud.

 

Características y cuidados

El potus tiene unas hojas anchas de color verde y con manchas claras que florece cuando está en el exterior. Para sobrevivir necesita unas condiciones determinadas. Debe mantenerse entre 17 y 24 grados, por lo que habitualmente se mantiene en lugares interiores. Necesita luz pero no puede recibir directamente la luz solar.

 

El potus no se debe regar demasiado para evitar que se pudra. Si queremos reproducirlo podemos utilizar un esqueje o ramita y ponerla en agua directamente hasta que eche raíces y entonces se pueda plantar.

potus venana

Advertencia

El poto no debe ingerirse en ningún caso, ya que es tóxico. Las propiedades que vamos a citar a continuación se basan en sus beneficios cuando la tenemos situada en una habitación y por otro lado usando sus hojas sin necesidad de arrancarlas de la planta.

 

¿Cómo purifica el aire?

El potus tiene la propiedad de limpiar el aire de la estancia donde está ubicado de sustancias tóxicas como el formaldehído, el cual está especialmente en más cantidad en habitaciones que han sido recientemente pintadas o amuebladas.

 

El formaldehído es una sustancia que contienen, por ejemplo, las sustancias aglutinantes de los muebles de madera, y que según algunas investigaciones es tóxico e incluso con efectos cancerígenos a largo plazo, ya que se evapora y lo vamos respirando.

 

También libera el aire del benceno y del monóxido de carbono, por lo que la podemos tener incluso en el dormitorio, sin riesgo de que nos limite el oxígeno por la noche.

 

Además, algunos estudios también han demostrado que ayuda a eliminar olores.

 

Por estos motivos podemos colocar también el potus en la cocina, el baño o el salón, e incluso más de una planta para potenciar sus beneficios.

 

En poco tiempo podemos notar un mayor bienestar.

¿Cómo alivia los ojos irritados?

Muchas personas han podido comprobar los sorprendentes efectos del potus en casos de ojos irritados o congestionados, sobre todo después de horas de exposición ante el ordenador, e incluso de los efectos que tiene para reducir la tensión ocular y prevenir, por ejemplo, casos de glaucoma o cataratas.

 

Para beneficiarnos de estos efectos debemos seguir estos sencillos pasos:

 

Limpiar con un paño las hojas del potus para asegurarnos que no tengan polvo, siempre sin arrancarlas de la planta, ya que no será nunca necesario. Necesitamos la planta con toda su energía vital.

Nos sentaremos cómodamente y apoyemos nuestros ojos cerrados sobre dos hojas del potus, sujetándolas con las palmas de las manos y apoyando los codos sobre una mesa para estar más cómodos y evitar todo tipo de esfuerzo o tensión.

Permaneceremos entre 3 y 5 minutos en esta posición, con los ojos cerrados pero sin apretarlos, dejando que se relajen completamente.

Después los abriremos poco a poco y sentiremos la vista más nítida y los ojos más relajados.

Realizaremos este ejercicio cuando sintamos los ojos congestionados o bien cada día un par de veces si lo que queremos es prevenir enfermedades como el glaucoma o las cataratas, o bien reducir la presión ocular.

Una nota sobre las cataratas

Uno de los signos precoces que nos pueden ayudar a prevenir las cataratas es el color verdoso o plateado que adquiere la pupila (el círculo negro del interior del iris). Este signo es una señal que debe alertarnos para acudir al oftalmólogo y poder tratar cuando antes la aparición de esta enfermedad. En este caso recomendamos, además del tratamiento establecido por el oftalmólogo, aplicar las hojas del potus dos o tres veces al día tal como hemos indicado en el punto anterior.

ojo neuroticcamel

Fuente y fotografía: Mejor con Salud