Analizamos al detalle los ‘beauty looks’ de sus últimas apariciones públicas y te enseñamos, paso a paso, a maquillarte como ella.

 

Se dio a conocer como la Spice Girl posh (‘pija’) del grupo, sin embargo, poco o más bien nada queda de aquella Victoria Beckham. Atrás quedaron los excesivos escotes, los cambios radicales de look (corto, melena XXL, teñido de rubio platino, pasando por el caoba o las mechas), las fiestas hasta largas horas de la madrugada, acaparar portadas por rumores de todo tipo… Ahora vive una vida mucho más tranquila, es una esposa ejemplar y madre entregada que está dedicada al cien por cien a su faceta como diseñadora. Y la verdad es que no le está yendo nada mal porque todo lo que toca se convierte en éxito.

 

Victoria Bekans

 

Victoria ha pasado por muchas etapas en cuanto a estilo se refiere, pero desde hace un tiempo se ha convertido en la nueva abanderada del minimalismo. Pero no sólo hablamos de la ropa y complementos que luce a diario (tiene una forma de vestir mucho más comedida y sobria), sino que hemos analizado sus beauty looks y nos hemos dado cuenta de que también en su maquillaje y pelo sigue la máxima de “menos es más”. Melena suelta ligeramente ondulada y con volumen en la coronilla o sencillos recogidos con algunos mechones sueltos, son los peinados a los que la diseñadora es fiel últimamente. Dependiendo del acto al que acuda, prefiere la comodidad de llevar el pelo recogido o la sensualidad de una melena hacia un lado.

 

Victoria Bekans getty2--a

¿Y el maquillaje? Le hemos dado al zoom para ver al detalle sus favoritos y tampoco nos hemos llevado sorpresas. No es de las que se niega a aceptar el paso del tiempo y huye de las bases demasiado compactas. Prefiere recurrir a aquellas que cubren bien pero que dejan ‘respirar’ su piel. Un ligero toque de blush en las mejillas y un labial en tonos nude o rosados. ¿El motivo de que sus labios pasen casi desapercibidos? Dejar todo el protagonismo a la mirada, uno de sus fuertes. De hecho, si echamos la vista atrás, en estos últimos años muy pocas veces (por no decir ninguna) la hemos visto con un labial de intenso rojo, fucsia o morado.

 

Para su día a día, Victoria siempre lleva los ojos perfilados de un color oscuro (casi siempre negro) y mucha máscara, que le deja las pestañas definidas, alargadas y separadas. Para las ocasiones más especiales, la mujer de David Beckham va un paso más allá y aprovecha el ‘juego’ que dan las sombras combinándolas con sus estilismos. Suele recurrir a tonalidades plateadas, azules, marrones y verdes, dependiendo del color de sus pendientes o su vestido. Sin duda, sabe lo que mejor le queda, va a lo seguro y no arriesga.

 

modelos

Aprovechando que hemos analizado con más detalle sus básicos de maquillaje, hemos querido echar un vistazo a su apuesta sobre la pasarela y su propuesta de make up para la primavera de 2015: efecto ‘cara lavada’, pieles bien hidratadas y con un acabado impecable, un poco de colorete en tonos rosas o melocotón, y labios jugosos y naturales. ¡Nada más! No cabe duda de que Victoria ha encontrado su camino y la palabra “exceso” está desterrada de su vocabulario.

 

Maquíllate como ella, paso a paso

 

– Base mate y uniforme: Consciente de que siempre la ‘persiguen’ los focos y los flases, Victoria intenta evitar los molestos brillos de su tez recurriendo a bases que se adaptan perfectamente a la tonalidad de su rostro y que le dejan un resultado perfecto. Para dar luminosidad, utiliza un iluminador que la ayuda a disimular algunas imperfecciones y al mismo tiempo aporta luz en zonas como el centro de la frente, el lagrimal, justo debajo de las cejas, en la parte de las ojeras y en la  barbilla.

 

– Mirada de impacto: Con un lápiz de ojos o khol perfila bien todo el ojo tanto en la parte superior como en la inferior. ¿La clave? Ten especial cuidado en hacerlo bien que no te quede ningún hueco vacío y así conseguirás un resultado perfecto. Victoria suele utilizar un delineador en color negro, marrón o azul, y también aplica sombra en el mismo tono para darle aún más profundidad. En el párpado móvil, usa un tono más claro y dale el toque final con un rímel que alargue y espese bien.

 

– Pómulos y labios: aquí la diseñadora no arriesga y sus favoritos son siempre los tonos rosados, melocotón y nude. Frente al espejo, sonríe para que se marque la zona del pómulo donde tienes que aplicar el blush (manzanitas), ¡es un truco que nunca falla! Para conseguir una boca jugosa, perfila los labios en un tono similar al que luego vas a utilizar de la barra y así conseguirás volumen y un acabado impecable.

 

Fuente: Hola

Fotos: Getty  Images