Eva Hache

Las tres han vestido con diseños de Siemprevivas, una marca que experimenta con el 3D en su última colección, “Silhouettes”.

Madrid (EFE)-Michelle Obama, Anna Wintour y Eva Hache son mujeres distintas unidas por Siemprevivas, una firma de moda española con alma vípeda que las ha registrado en su cartera de clientas. Sus creadores, Lucas Zaragosí y Adrián Salvador, han fusionado artesanía, arte y tecnología 3D en su nueva colección, “Silhouettes”, una propuesta experimental que han presentado hoy en ESNE (Escuela Universitaria de Diseño e Innovación de Madrid).

 

“Los nuevos artesanos modelan delante del ordenador”

 

Lo novedoso de su técnica, los apliques en 3D, apenas se emplean en el prêt-à-porter, aunque su colección “lista para llevar” pretende desvincularlos de la alta costura. Los tres diseños que han presentado ante los alumnos de ESNE, en una clase magistral, son vestidos de patrones limpios que llevan estos apliques como ornamento, y que además se han elaborado “con una microfibra inusual en la moda”, han explicado en una entrevista con Efe Estilo.

 

 

Apliques en 3D. EFE/ Isabel Peláez
Apliques en 3D. EFE/ Isabel Peláez

 

El resultado son creaciones minimalistas y diferentes, en las que “la ciencia ficción se mezcla con la artesanía” en una combinación que, lejos de chirriar, es armoniosa, y puede llevarse a cabo tanto en vestidos como en faldas o “tops”.

 

La artesanía y la tecnología, términos que en apariencia se contradicen, van de la mano en la confección de estos apliques en 3D, que se dibujan primero sobre el papel para luego moldearse a través de un programa informático. Después, se imprimen los bocetos en una impresora tipo “CubeXDuo“, y por último se cosen artesanalmente a las prendas.

 

“Los nuevos artesanos modelan delante del ordenador”, han afirmado estos emprendedores, especializados en moda, joyería y mobiliario.

 

Unos “trotamundos”

Siemprevivas, su ambicioso proyecto, nació hace seis años en Valencia y pronto despertó la curiosidad de grandes firmas, como Loewe o Adolfo Domínguez, con las que ya han trabajado.

 

“Hay que arriesgar, pero con un proyecto sólido detrás”

 

Su filosofía es manufacturar productos de calidad, “made in Spain“, que transpiren algo diferente, y que sirvan para acompañar a una mujer “que piensa en vestirse para sí misma, y no para los demás”, reflexionan estos dos jóvenes, unos “trotamundos” que han recorrido decenas de comercios, en España o en Nueva York, para dar a conocer su marca.

 

“Las tiendas no quieren arriesgar con una firma relativamente desconocida, por eso hay que generar confianza y arriesgar, pero con un proyecto sólido detrás”, afirman. EFE.

Por: Isabel Peláez / EFE