Mitos y verdades sobre la vagina

Es sorprendente como, a estas alturas de la vida, las mujeres desconocen tanto de su propio sexo. Décadas de tabú y de la cultura de la censura todavía son un soplido pesado en la mente de muchas personas. Es casi imposible creer que todavía se escuchen por la calle cosas como: «la vagina debe ser inolora» o «Todas las vaginas son iguales», cuando se sabe perfectamente que la vagina puede tener distintos olores y que no precisamente todos son malos, y que el tamaño, los colores y las formas de los labios dependen de cada mujer. Así que entérate de otros mitos que hay.

Mitos sobre la vagina

La vagina es un músculo, que puede ejercitarse para obtener mayores resultados en la vida sexual, pero es un mito que mucho sexo hace que no se vuelva a contraer. La vagina se cierra post-coito y post-parto.

El himen no debería considerarse la máxima prueba de castidad, pues muchas mujeres nacen sin él y otras lo tienen tan pequeño que tienen relaciones sexuales normales con él  en su lugar. La verdad es que el himen es una membrana cuyo objetivo es proteger a las niñas de posibles infecciones, a medida que crece la mujer, esta membrana va perdiendo su función.

No todas las mujeres llegan al orgasmo en el coito. Muchas mujeres comparten la idea de que el orgasmo vaginal es un mito, al igual que el famoso punto -G. El clítoris, cuya estimulación es importante para el placer en la relación sexual, es el encargado de prácticamente todo y por lo tanto sostienen que es el único capaz de producir un orgasmo femenina. Por otro lado, retomando el hecho de que la vagina es un músculo, muchas mujeres y ginecólogos afirman que el orgasmo es algo que puede ejercitarse.


Otras verdades se desarrollan alrededor de la lubricación. Una mujer puede por cuestiones distintas no lubricar a pesar de estar excitada. De ahí a que existan los lubricantes especializados. ¿Por qué ocurre esto? Por la edad, por las hormonas y a veces, también por el hecho de tener muchísimos años con la misma pareja sexual.

Continuando el tema de la lubricación natural, afirmamos que la mujer eyacula igual que el hombre. Al llegar al clímax la mujer produce mucha lubricación, incluso más que al estar en el momento de excitación, y esta sigue produciéndose hasta que la sensación del orgasmo desaparece.


La vagina siempre tendrá un poco de flujo y lubricación, este es el resultado de la auto-limpieza que hace. La vagina se encarga de ella misma, de limpiarse de cualquier bacteria almacenada, se dice que por esa razón, es que la higiene aplicada debe ser con el uso de jabones suaves en la zona superficial.

Estos, entre otros mitos y verdades se desenvuelven al rededor del aparato reproductor femenino. Pero al final el único mito que debería haber, es el de no poder hablar abiertamente sobre la vagina y la sexualidad, y la única verdad es que siempre hay que documentarse y darle libertad al auto-descubrimiento.

Te invitamos a leer:

La clamidia una enfermedad silenciosa

Tu vagina puede hacer esto y tú ni lo sabías…

Amenorrea sin embarazo, ¿qué la puede causar?

 

Labombacha.com / Ariana Gil