Mucho cuidado con el insomnio

Las personas tienden a no prestar atención a una noche de desvelo y simplemente la llaman una “mala noche”, pero cuando estas noches se hacen repetitivas graves molestias comienzan aparecer  y es necesario tomar medidas para que la situación de falta de sueño no empeore y afecte tu salud.

Para iniciar el tema es necesario resaltar que el insomnio a veces significa no dormir toda la noche, pero en otras ocasiones puede ser que la persona duerma, pero no hay un sueño reparador donde la persona se sienta descansada y fuerte al día siguiente.

En el portal la vida lucida señalan el resultado de algunos estudios realizados sobre el insomnio, señalando que sufrir de insomnio no solo afecta negativamente nuestro estado de ánimo haciéndonos más irritables, sino que también tiene un profundo impacto en el cerebro. De hecho, varios estudios han relacionado los problemas del sueño con trastornos como la depresión, la esquizofrenia e incluso la demencia. Ahora, algunos nuevos estudios llegaron a explicar el impacto que tiene en el cerebro el no dormir las horas necesarias e incluso pasar malas noches.

El insomnio reduce algunas áreas del cerebro

Un estudio realizado por un equipo de científicos de la Universidad de Oslo y Oxford analizó los hábitos de sueño de 147 personas de entre 20 y 84 años. Cada tres y medio participantes se sometieron a resonancia magnética para que los investigadores pudieran monitorear la evolución de su cerebro.

De los participantes, el 35% durmió muy poco o tuvo un inadecuado descanso, no pudieron dormir lo suficientemente profundo como para descansar. En estas personas se observó una disminución en el tamaño del cerebro, especialmente en las regiones frontales, temporales y parietales. También se encontró que el impacto negativo en el cerebro es aún mayor cuando excedían los 60 años.

 

El insomnio intoxica el cerebro

Otro estudio, realizado en la Universidad Autónoma Metropolitana de México, reveló que el insomnio puede hacer que algunas moléculas neurotóxicas que normalmente circulan en la sangre, lleguen al sistema nervioso central y condicionen el funcionamiento de las neuronas.

En este caso, el experimento se realizó con conejillos de Indias, promoviendo períodos de privación de sueño de 10 días. En este sentido, los neurocientíficos observaron que durante largos períodos de insomnio, los vasos sanguíneos de la barrera hematoencefálica comienzan a degradarse. La barrera hematoencefálica es una formación densa de células endoteliales localizadas entre los vasos sanguíneos y el sistema nervioso central, cuya función es proteger al cerebro de agentes potencialmente neurotóxicos.

La falta de sueño hace que estos vasos sanguíneos no estén tan unidos como deberían, permitiendo que los elementos dañinos lleguen al tejido cerebral. Algunos de estos elementos, como el glutamato monosódico, casi omnipresente en todos los alimentos procesados, pueden atravesar la barrera hematoencefálica y causar la muerte de las neuronas.

 

¿Por qué dormir bien es tan importante para el cerebro?

Durante muchos años pensamos que mientras estábamos durmiendo nuestro cerebro estaba limitado a descansar. Hoy sabemos que eso no es verdad. Durante el sueño, especialmente en la fase de sueño REM, el sueño más profundo, el cerebro elimina las sustancias de desecho producidas por el metabolismo.

De hecho, se observó que las células gliales crean una especie de canales a través de las neuronas para permitir el flujo de líquido cefalorraquídeo, que lleva consigo las toxinas generadas durante las actividades diurnas.

El sueño también ayuda a liberar nuestra mente de los recuerdos que ya no necesitamos y resta impacto emocional a las situaciones que vivimos durante el día, y también reorganiza la gran cantidad de información en nuestra memoria.

Por lo tanto, no es tan extraño o inútil que pasemos aproximadamente un tercio de nuestra vida durmiendo. Además, cuando no dormimos bien, al día siguiente nos despertamos cansados, nos esforzamos por concentrarnos y estamos más irritables.

Entonces, ahora lo sabes: dormir bien es crítico para la salud del cerebro y para la prevención de enfermedades neurodegenerativas que pueden aparecer con el tiempo.

Para remediar este problema es importante recalcar lo que señalan en el portal Diabetes Bienestar y Salud, sobre las consecuencias que puede ocurrir cuando no conseguimos conciliar el sueño:

  • El cansancio es enemigo del sexo.
  • Se incrementa la producción de grelina, hormona que aumenta las ganas de comer.
  • Disminuye la leptina, hormona que produce saciedad.
  • Tono apagado.
  • Problemas para ordenar los pensamientos y expresar ideas.
  • Fatiga y somnolencia durante el día.
  • Alteración de la actividad cerebral: deterioro de la memoria, falta de concentración.
  • Vista cansada y reducción del campo visual.
  • Irritabilidad, cambios bruscos de humor y tendencia a la depresión.
  • La piel pierde brillo y se vuelve opaca. Aparecen ojeras y se enrojecen los ojos.

Si tienes problemas para dormir, es recomendable consultar con un Médico. De la misma manera, se aconseja llevar una vida libre de estrés, el cual es un factor importante en el impedimento para dormir.

El ejercicio y la buena alimentación son complementos ideales para alejarte del insomnio. Con el primero, te llenarás de energía al mismo tiempo que tu cuerpo pide descanso. Con la segunda, tu organismo obtendrá los nutrientes que necesita para funcionar correctamente.