No esperes tenerlo todo para disfrutar de la vida

El mejor momento para disfrutar de la vida es ahora mismo, porque si esperas a tenerlo todo te darás cuentas de que siempre falta algo para alcanzar la plenitud. No lo postergues más

Para disfrutar de la vida no es necesario tenerlo todo. Y es que tendemos a postergar lo que nos hace felices, como si eso fuese una buena idea.

 

Sin embargo, no somos conscientes de que nunca terminamos de estar conformes con todo lo que poseemos, pues siempre anhelamos más y más.

 

Jamás estamos completamente satisfechos.

 

Por eso, es importante que desde hoy mismo aprendamos a valorar y a disfrutar de lo que tenemos.

 

Da igual si no es mucho. En las pequeñas cosas es donde reside lo más grande de todo.

 

Disfrutar de la vida no te hace conformista

 

Muchas personas creen que valorar lo que tienen y no esperar a tener más para hacerlo los convierte en conformistas.

 

Sin embargo, esta es una creencia errónea. El conformista no busca ir más allá. Se estanca, se queda en un mismo lugar.

 

No obstante, una persona que sabe disfrutar de la vida valora lo que tiene para así ir en búsqueda de lo que merece. Hace ambas cosas y eso le permite ser feliz.

 

¿Qué ocurre si no logras encontrar este equilibrio? Pondrás tu existencia en pausa. Será como tocar ese botón y postergar tu felicidad hasta que al final consigas lo que deseas.

 

No obstante, el tiempo no tendrá piedad contigo, no se compadecerá porque hayas hecho el esfuerzo de pararlo todo hasta conseguir tus propósitos.

 

Cuando quieras disfrutar de la vida ya no podrás hacerlo, porque siempre estarás en una constante búsqueda al no haber aprendido a saborear cada momento.

 

Sabemos que el trabajo, las obligaciones y las responsabilidades ocupan gran parte de tu tiempo. Sin embargo, esto no lo es todo.

A veces nos sumergimos en una rutina que nos vuelve ciegos y evita que levantemos la vista y que observemos lo que ocurre a nuestro alrededor.

 

Tu vida está pasando sin sentido alguno. Postergas planes que te gustaría hacer, primas las obligaciones por delante de tu bienestar.

 

La clave reside en el equilibrio, pero este no es fácil de lograr.

 

Claves para disfrutar de la vida

¿Quieres disfrutar de la vida hoy mismo? ¿Aprender a valorar lo que tienes antes de que lo pierdas?

 

He aquí algunos pequeños cambios que puedes introducir desde hoy mismo en tu rutina.

 

No dejes de ver a tus amistades

Anhelas tener más y más amigos, pero… ¿Para qué? Cuando los de toda la vida quieren quedar contigo siempre estás ocupado o tienes otros planes.

 

Siempre que puedas, queda con tus amigos. Recuerda cómo te sientes, cómo se ven reforzados vuestros lazos.

 

Deja de poner excusas, de creer que estás ocupado cuando en realidad no estás dando prioridad a lo que quieres.

 

Las verdaderas amistades siempre estarán ahí, pero solo si sabes cuidarlas como se merecen.

 

Da un paseo por la naturaleza

Los árboles, las flores, todo lo verde es bello. Nos trasporta a la calma, a la paz y la tranquilidad. Entonces, ¿por qué no aprovechar todo esto?

 

Siempre que te sea posible, da un paseo por la naturaleza. Observa las hojas, el camino, los animales; escucha el agua del río, el viento, el crujido de tus pasos…

 

Te darás cuenta de lo mucho que estás disfrutando de este momento de bienestar tan beneficioso para ti.

 

Si quieres hacer algo, hazlo ahora

 

Quizás no puedas llevar a cabo lo que deseas ahora mismo, pero procura hacerlo lo antes que puedas. Nunca postergues lo que te gustaría hacer intentando poner excusas o justificando el hecho de no poder realizarlo.

 

El día de mañana te arrepentirás de todo lo que no has hecho hoy. Valora tu tiempo, valórate a ti. Tienes derecho a disfrutar ahora mismo de lo que quieres.

 

Antes de irte no te pierdas: Secretos para tener una vida más feliz y plena

 

Seguro que has escuchado alguna vez que, si estás dispuesto, hay tiempo para todo.

 

El trabajo no lo es todo, y tus objetivos no son el único centro de tu vida.

 

Claro que hay que esforzarse, pero también hay que divertirse. De nada sirve tanto desgaste si no podemos saborearlo.

 

Así que piensa que, mientras intentas alcanzar tus metas, debes observar el camino, pararte, reflexionar, pensar y deleitarte.

 

Porque ahí reside la verdadera esencia de poder disfrutar de la vida.

 

Fuente y fotografía: Mejor con salud