Papas asadas con espinacas

Para preparar esta receta de papas asadas con espinacas es importante elegir el tipo de papas o patatas llamadas “panaderas”. Estas se diferencian porque son harinosas y al hornearlas o asarlas no pierden su textura y consistencia quedando blandas y suaves, pero sin deshacerse. Las variedades más comunes son la Russet, la Bintje, la King Edward, la Spunta, la Atahualpa y la Maris Piper, entre muchas. Son papas que por lo general tienen la piel gruesa y son de textura seca, ya que contienen menos humedad.

 

Igualmente les recomendamos que escojan papas del mismo tamaño para que al hornearlas estén listas a la misma vez y no quede ninguna cruda por dentro.

 

Aunque esta receta necesita un poco más de tiempo para que se horneen las papas, vale la pena, ya que es un plato muy nutritivo, sabroso y súper vistoso que puede comerse como plato único o como guarnición o acompañamiento para recetas con cualquier tipo de carne o pescado.

 

Las papas o patatas además de ser deliciosas y muy fáciles de cocinar, están tan llenas de nutrientes tan beneficiosos para nuestro organismo, que debemos incluirlas siempre en nuestros menús semanales.

 

Saca el mayor partido a este alimento y consúmelas hervidas o al horno y evita en lo posible consumirlas fritas o cocinadas en aceites o mantequilla, ya que la grasa, no solamente tiene calorías de más que nos engordan, sino que además a largo plazo nos pueden enfermar.

 

Las papas además de ser los tubérculos con mayor contenido de proteínas, nos aportan una cantidad importante de vitaminas, sobretodo de vitamina C.

 

Vamos a la receta y no perdamos tiempo que tenemos hambre …

 

INGREDIENTES:

 

2 papas de aprox. 160 gr. cada una (preferiblemente del mismo tamaño y las que son para hornear o asar que son de tipo harinosas y no pierden su textura, ni se deshacen al cocinar)

200 gr. de espinaca congelada

2 cucharadas de aceite de oliva Virgen Extra

½ cebolla mediana

½ tallo mediano de ajoporro (puerro)

3 dientes de ajo

½ pimentón (pimiento) rojo mediano

1 manojo de perejil fresco

1 tomate grande maduro

1 cucharadita de curry

nuez moscada a tu gusto

sal y pimienta negra recién molida a tu gusto

chili en escamas o pimienta cayena a tu gusto

 

Además necesitamos:

 

2 cucharadas de crema agria o nata espesa para decorar

8 almendras (4 por persona) para decorar

2 pedazos de papel de aluminio para cubrir las papas

 

PREPARACIÓN:

Comenzamos horneando las papas:

 

Precalienta el horno a 200º C / 400º F (arriba y abajo).

 

Lava bien las papas, preferiblemente con un cepillo para quitar toda la tierra que tengan adherida. Sécalas bien. Cúbrelas con papel de aluminio.

 

Coloca las papas en una bandeja en el medio del horno y hornea durante unos 45 a 50 minutos o hasta que al introducir un cuchillo, éste entre con suavidad.

 

Cuando estén suaves, las sacas del horno y las dejas reposar unos 5 minutos antes de abrir el papel de aluminio.

 

 

Mientras tanto seguimos con la preparación de las espinacas:

Descongela las espinacas en el microondas según las instrucciones de tu artefacto.

 

Escurre las espinacas y trata de sacarle todo el líquido posible. Pasa un cuchillo por la espinaca y la cortas un poco. Reserva aparte.

 

En una olla dora en un poquito de aceite de oliva la cebolla, el ajoporro (puerro), el pimentón (pimiento) rojo y el ajo cortados en brunoise hasta que estén traslúcidos.

 

Añade la espinaca descongelada, revuelve y deja cocinar unos 3 a 5 minutos con la olla destapada a fuego lento.

 

Corta el tomate en cubos de 1 cm. y el perejil fresco, y los agregas a la espinaca.

 

Agrega curry, sal, pimienta, chili en escamas y nuez moscada a tu gusto.

 

Deja cocinar unos cinco minutos adicionales para que el líquido se absorba completamente. Luego apaga y deja reposar.

 

Corta las almendras en cuatro.

Abre las papas y les quitas el papel de aluminio.

 

 

Para servir:

Coloca las papas en el centro de un plato.

Con la ayuda de un cuchillo corta profundo, pero que no atravieses las papas, solo unos cinco centímetros. Con el dedo índice y el pulgar haces presión en los extremos del corte que hiciste, de manera que la papa se abra bien.

Coloca en el corte abundante espinaca, encima añades crema agria o nata espesa y esparces las almendras.

 

¡Listo, a disfrutar de un plato vegetariano muy rico!

 

¡Una vez más te deseamos buen provecho y hasta la próxima !!!

 

Fuente y fotografía: Amantes de la cocina