¿Para qué sirve la flor de Jamaica?

 

La flor de jamaica es originaria de África y es muy famosa en todo el mundo por sus múltiples beneficios. El uso más común de esta planta es para preparar infusiones, pero también se puede hervir y tomar el agua con hielo como una bebida refrescante. Particularmente en Latinoamérica utilizan mucho la flor de jamaica para preparar un zumo para acompañar las comidas, mejor conocido como agua de jamaica. Para que aproveches al máximo las propiedades que esta planta ofrece, en este artículo te contamos cuáles son los beneficios de la flor de Jamaica.

También conocida como hibiscus o hibisco, esta planta que crece generalmente en climas templados y tropicales, no sólamente es hornamental, sino que se pueden preparar infusiones y hasta incluso preparar platos con sus flores. La flor de Jamaica tiene propiedades más que interesantes para la salud, sobre todo en lo que se refiere al aparato circulatorio.

Usos del Hibiscus

Si bien el hibisco es originario de Angola, se cultiva en la actualidad en varias regiones tropicales, sobre todo en Egipto, México, Tailanda, Sudán y China. En cada uno de estos países tiene diversas utilidades, como por ejemplo para:

 

  • mantener la temperatura corporal
  • equilibrar la cantidad de líquido en el cuerpo
  • ayudar a tener el corazón sano
  • curar enfermedades de las vías respiratorias superiores
  • tratar afecciones de la piel (usando la flor de jamaica de forma tópica)
  • aliviar el estreñimiento
  • promover la circulación de la sangre
  • conseguir conciliar el sueño.
  • mantener la presión arterial equilibrada
  • reducir los niveles de colesterol malo (HDL)
  • evitar la pérdida de apetito
  • relajar el cuerpo y quitar los nervios
  • tratar el estómago o colon irritado

 

Características de la flor de Jamaica

El hibisco se trata de una planta con flores grandes en forma de “trompeta”, con más de cinco pétalos, mayormente de color rojo, aunque también se presenta en blanco, rosa, naranja, violeta y amarillo, según la subespecie. El fruto del hibiscus es una cápsula con cinco semillas en su interior de color blanco o rojo.

 

En la medicina antigua era muy conocido por sus virtudes si se consumía como infusión o té, siendo considerado un remedio suave, diurético y con una gran cantidad de vitamina C y minerales. Era aconsejado para aquellas personas que sufrían de problemas renales o los que estaban a dieta. Ellos deben consumir té de hibisco sin añadir azúcar ni cualquier otro endulzante.

 

La ración máxima al día que se puede consumir de té de flor de Jamaica es de tres tazas, espaciadas durante las 24 horas. Por ejemplo, una taza a la mañana, otra después de almorzar al mediodía y una antes de ir a dormir por la noche.

 

El hibiscus también tiene muy buenas propiedades para la estética y la belleza, en tratamientos externos. Funciona como un factor anti solar porque absorbe la radiación ultravioleta, sus raíces se usan para crear preparados contra la caída del cabello. Si se muelen las hojas y flores con un poco de agua hasta conseguir una pasta se puede usar como champú y acondicionador para lavarse el pelo todos los días.

 

Entre los múltiples beneficios de la flor de jamaica resalta su poder adelgazante, ya que ayuda a eliminar las toxinas acumuladas del cuerpo y, gracias a su efecto diurético, propicia que el cuerpo se deshaga de estas toxinas rápidamente por medio de la orina.

Para-que-sirve-la-flor-de-Jamaica-1

 

La flor de jamaica, gracias a su alto contenido en vitamina C es una excelente herramienta para combatir el envejecimiento prematuro celular. Además, es muy utilizada para recuperar el cuerpo de resfriados y resacas por la ingesta de bebidas alcohólicas.

Si se toma como una infusión caliente, la flor de jamaica resulta una excelente ayuda para combatir el insomnio, pues sus propiedades calmantes ayudan a que el cuerpo concilie fácilmente el sueño, propiciando un descanso profundo.

 

La flor de jamaica también ayuda a bajar los niveles altos de colesterol y triglicéridos en la sangre, siendo un gran aliado para mejorar la hipertensión arterial y combatir enfermedades metabólicas como el síndrome metabólico.

 

Entre los beneficios de la flor de jamaica también se encuentra su capacidad para prevenir enfermedades tópicas de la piel, siendo la infusión la mejor manera de ingerirla para tratar erupciones o alergias.

 

La flor de jamaica resulta una excelente ayuda para disminuir los dolores musculares gracias a su alto contenido en calcio, hierro y fósforo. Asimismo está comprobado que el agua de jamaica tiene gran poder para prevenir la ceguera nocturna y ayudar al organismo a realizar fácilmente la digestión.

 

 

 

Fuente y fotografía:  Imujer / salud un como