PASOS PARA VOLVERTE UNA MUJER INDEPENDIENTE

El primer paso es lo más difícil, pero una vez dado sentirás la diferencia y te ayudará a afrontar tus relaciones de pareja, finanzas, trabajo y hasta de pensamiento

Las 5 reglas de etiqueta de la mujer moderna

Es mucho más sencillo seguir que liderar, pero ¿qué pasa cuando se trata de tu vida y de lo que realmente quieres hacer? Eres libre de tomar tus decisiones, así como de cometer tus propios errores, y aunque sabemos que las circunstancias influyen -y mucho- paso a paso puedes conquistar tu independencia. A continuación te damos algunos consejos muy útiles:

Motivación. Recuerda que eres responsable de lo que haces y de lo que no haces, por eso es pertinente comprobar las razones que te impulsan a actuar. Por ejemplo, en tu grupo de amigos, ¿eres de las que se suma a un plan o de las que propone? Si tu respuesta es la primera, intenta ser actuar no reaccionar.

Crea un plan. Si no lo tienes te será cuesta arriba transformar tus proyectos en algo real y, peor, comprobarás lo dependiente que eres de los demás. Enfócate en tus prioridades y traza el camino a seguir, casi como un diagrama, y es válido para terminar una relación hasta planear tus próximas vacaciones.

Debilidades y fortalezas. Para ser una mujer independiente tienes que conocer a profundidad tus puntos más débiles y los que te hacen resaltar. Esto te dará argumentos para no ceder en discusiones y hacer valer tu punto de vista y criterio. Confía en ti y trata de no sobrecogerte con las opiniones de los demás.

Hábitos. Ya tienes todo en limpio, ahora debes procurar repetirlo, hacer un esfuerzo consciente de seguir lo que habías decidido; de lo contrario, volverás al punto de inicio y, seguro, encontrarás detractores y nuevos obstáculos.

Da el salto. Estás lista para mudarte sola, cambiar de trabajo o empezar una familia ¡perfecto! Ahora es tiempo de dar el salto, de arriesgarte. Ser una mujer independiente también implica lidiar con todas las consecuencias posibles. No sabrás si tendrás éxito hasta que no lo intentes.

 

Imagen: Archivo Eme por María Gabriela Cartaya