Básicamente, esta receta consiste en rehogar pollo frito —marinado en salsa de soja y vinagre de arroz— en una sartén repleta de agridulce salsa de limón y miel. Rica, sabrosa y relativamente rápida. Puedes acompañar este plato con arroz, quinoa, fideos o tus vegetales favoritos.

 

Rinde 4 porciones

 

Ingredientes

 

680 gramos de pechugas de pollo, sin hueso, sin piel y cortado en trozos pequeños

 

3 cucharadas de salsa de soja

 

2 cucharadas de vinagre de vino de arroz

 

Sal y pimienta

 

1 cucharada de aceite de oliva

 

Coberturas opcionales: semillas de sésamo tostadas, cebollas verdes en rodajas finas, la ralladura de limón, rodajas de limón

 

Salsa de limón y miel

 

3/4 taza de caldo de pollo

 

1/4 taza de fresco jugo de limón

 

4 cucharadas de miel

 

2 cucharadas de fécula de maíz

 

Ralladura de 1 limón

 

Pizca de jengibre molido

 

Un toque de salsa sriracha (opcional)

 

Preparación

 

Combinar el pollo, salsa de soja y vinagre de vino de arroz en una bolsa de plástico grande, y revolver hasta que el pollo esté recubierto completamente. Refrigerar durante al menos 10 minutos, o hasta 8 horas.

 

Cuando el pollo se marine lo suficiente, escurrir y transferir a un plato aparte. Sazonar el pollo por ambos lados con una pizca de sal y pimienta. Y en otro tazón, batir los ingredientes de la salsa de limón y miel hasta que se mezclen.

 

Calentar el aceite en una sartén grande a fuego medio-alto. Añadir el pollo y cocinar hasta que esté bien cocido. Transferir el pollo a un papel absorbente.

 

Verter la salsa de limón y miel en la sartén vacía. Cocinar a fuego medio-alto durante 2-3 minutos, o hasta que la salsa empiece a hervir y espese. Añadir el toque de salsa sriracha (opcional).

 

Añadir el pollo de nuevo en la sartén y mezclar hasta que se cubra de manera uniforme con la salsa.

 

Retirar del fuego, servir el pollo inmediatamente y añadir las coberturas adicionales.

 

Fuente fotografía: Cocina  y Vino