Los reyes Felipe y Matilde de los Belgas y sus cuatro hijos se encuentran desde el pasado fin de semana disfrutando de sus vacaciones de invierno en la estación de esquí de Verbier, en Suiza. El sábado estaba previsto un posado de los soberanos con sus pequeños como todos los años, pero esta vez, debido a una “mayor amenaza para un posible ataque”, ha sido cancelado excepcionalmente por razones de seguridad, según un comunicado de Palacio.

La razón de la anulación es la elevación del nivel de seguridad en Bélgica, tras los atentados islamistas de París y la gran operacíon antiterrorista de Bruselas el mes pasado. En los últimos actos oficiales de Felipe y Matilde de Bélgica el reforzamiento de las medidas de seguridad ha sido ostensible. Así los policías que escoltaban a los Reyes belgas portaban metralletas, mientras que los propios soberanos no se acercaron a los ciudadanos que acudieron a saludarlos en las calles.

 

También hoy se ha sabido que los reyes Felipe y Matilde utilizan desde hace poco un coche blindado para sus desplazamientos, algo inaudito hasta la fecha en Bélgica. Según el canal de televisión VTM, los soberanos viajan en un Audi A8 adaptado con todas las medidas de seguridad posibles, y harán uso de él hasta que el nivel de alerta terrorista descienda.

Fuente y fotografía: Hola