Gerard Piqué conducía el coche familiar en el que también iba Milan, el primer hijo de la pareja, al lado de su hermano recién nacido.

shakira1-z

La cantante Shakira abandonó ayer, en torno a las 16.30 de la tarde, la clínica Teknon de Barcelona con su hijo Sasha en brazos. Se trataba de un día muy especial para la artista y su pareja, el futbolista Gerard Piqué, ya que celebraban sus respectivos cumpleaños, ella 38 y él 28 años. Sin duda era el mejor regalo que podían desear en este aniversario, tener por fin al pequeño en casa. El lunes por la mañana el futbolista acudió al entrenamiento con su equipo y dio las gracias en su página de Facebook a los que le habían felicitado por su día y a su equipo que le había dedicado un vídeo, en el que se recuperaban algunos de sus mejores goles.

shakira2-z

Piqué fue el encargado de llevar a Shakira y Sasha a casa, pero antes fueron a recoger a Milan a la guardería. Una vez juntos los cuatro, pusieron rumbo a su hogar. Una de las primeras visitas que recibió el recién nacido fue la de sus abuelos maternos, que acudieron a casa de la pareja con una sonrisa de oreja a oreja. Ayer por la tarde toda la familia al completo celebraba no sólo la llegada del bebé a su hogar, sino los cumpleaños de la pareja. Sin ninguna duda fue un día que quedará para el recuerdo como uno de los más especiales de su vida.

 

El niño vino al mundo la noche del pasado jueves día 29 de enero, nació mediante una cesárea programada que le practicó a la artista el equipo dirigido por la ginecóloga Carlota García-Valdecasas, el mismo que la atendió en el parto de su hijo Milan. Fue el orgulloso bisabuelo, Amador Bernabéu, el que confirmó el nombre que habían elegido para el recién nacido Sasha, un nombre de origen ruso que significa “defensor de la humanidad” y “guerrero”, tal y como aseguraron sus padres en el comunicado que difundieron al día siguiente del nacimiento.

Fuente y fotografías: Hola