Propiedades y beneficios de la berenjena

 ¿Qué sabemos de la berenjena? Se trata de una planta de la familia de las solanáceas, que se cree que es originaria de la India oriental y que se introdujo en Europa en el siglo XVII. Es característica de climas cálidos y secos y, aunque existen diferentes variedades, la berenjena más característica es la de color morado alargada, que debe su color a unas sustancias llamadas antocianinas.

Nutricionalmente hablando, podemos decir que contiene gran cantidad de antioxidantes, vitaminas (como la E -se encuentra principalmente en la piel- y el ácido fólico) y minerales como el potasio, magnesio, sodio, hierro, cobre y yodo. Y además:

 

Su contenido calórico es bajo ya que el 90 % de su composición es agua; haciéndola por ello un alimento muy diurético e ideal para dietas de adelgazamiento, ya que no nos aporta casi calorías (30 kcal por 100g). También por su alto contenido en fibra, es una verdura muy saciante. Entre otras cosas, nos ayuda a reducir los niveles de colesterol, actuando como ‘desengrasante de arterias’ -impide que las grasas saturadas se depositen en las arterias provocando placas de ateroma-. Por esto, la berenjena nos previene de enfermedades cardiovasculares y evita el estreñimiento.

Al tener alto contenido en ácido fólico, se recomienda a embarazadas sobre todo durante el primer trimestre. También es antianémica y nos ayuda frente el insomnio, la artritis, la gota, la diabetes, el reuma, y es buen estimulante hepático y del páncreas.

Favorece la calcificación ósea y la cicatrización de las úlceras. Se considera antibacteriana y nos protege del daño celular. Mejora la circulación.

¡Cuidado! No debemos ingerirla cruda ya que contiene una sustancia llamada solanina que se considera tóxica y la manera de eliminarla es cocinando la berenjena. Podemos consumirla hervida, aunque puede tener sabor amargo, a la plancha, rebozadas en huevo o en tortilla.

 

¿Para quienes comer berenjena no puede resultar tan beneficioso?

 

– Aquellas personas que sufren flatulencias y fermentaciones intestinales, pudiendo conseguir eliminar el malestar y los gases, añadiendo comino o hinojo en la elaboración de la berenjena.

 

– En el caso del deportista, la berenjena puede ser muy beneficiosa a nivel nutricional por su aporte en minerales y, sobre todo, en hierro -lo que va a ayudar a mantener unos huesos fuertes-. El único inconveniente es el aporte de fibra, ya que si sufrise de gases, lo mejor será que evites consumirlo en exceso y pases a hacerlo esporádicamente.

 

Fuente y fotografía: Hola por Marta Lorenzo, licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, diplomada en Nutrición Humana y dietética y especialista en Nutrición deportiva.